Y ahora, la plusvalía municipal

El Constitucional ha estimado parcialmente la cuestión de inconstitucionalidad planteada sobe el impuesto de plusvalías municipales

El Constitucional ha estimado parcialmente la cuestión de inconstitucionalidad planteada sobe el impuesto de plusvalías municipales, lo que supone anular el gravamen que pesa sobre la revalorización de los inmuebles al ser vendidos, que en la práctica se paga siempre, aunque el inmueble o solar se venda por debajo del precio de compra. 
Eran muchos los expertos que insistían en que los ayuntamientos estaban cobrando indebidamente este impuesto en muchos casos. El pinchazo de la burbuja inmobiliaria y el desempleo han hecho que miles de españoles se hayan visto obligados a vender sus casas por debajo del precio pagado en su compra. Y, sin embargo, los ayuntamientos, no han modificado a la baja los parámetros para calcular la base sobre la que se aplica la plusvalía municipal en la venta de un inmueble. 
No hay que olvidar que los ayuntamientos durante la burbuja nadaban en la abundancia. Los ingresos no paraban de llegar y el fin de la fiesta del ladrillo les produjo una merma de los ingresos de en torno al 70%. Ahora, con todos los datos y números en la mano es imprescindible hacer cuentas y comprobar que podemos hacer la reclamación y si compensa. Y es de esperar que los ayuntamientos se dispongan a reconsiderar las bases de cálculo y ahorren a los ciudadanos los gastos de reclamar. Tengo mis dudas de que vaya a ser así. Pero, visto lo ocurrido con las preferentes o las clausulas suelo, por qué no pensar que en este caso a los ayuntamientos se les vaya a instar al mismo comportamiento que a los bancos. Veremos.