SILENCIO EN EL NAVAL

Veinte, tal vez treinta, años añorando el retorno de la antigua Astano a la construcción naval convencional y resulta que cuando por primera vez hay contratos para la mercante apenas algo cae en Ferrol. 
Menos da una piedra, ya se sabe, pero la realidad parece confirmar que Madrid no contempla incluir a la factoría de Fene de forma directamente relacionada con estos ¿y futuros? pedidos. 
Solo los bloques de proa. La cuestión es saber si lo que se ve, o lo que se intuye, es que solo se orienta la producción del astillero a tareas complementarias del de Ferrol o, como sucede ahora, hacia un sector, el eólico marino, como única fuente de ocupación. 
Las justificaciones del PP son elocuentes, pero más si cabe todavía el hecho de que, salvo el sindicato nacionalista y el BNG, ninguna otra fuerza haya abordado tan desigual decisión. El silencio es, en general, clamoroso. En Cádiz, ya se sabe, el PP perdió la Alcaldía... Pero aquí también.