Trump prefiere los ambientes tórridos a sentirse un carámbano

EL vestuario de Donald Trump tiene que ser amplísimo, pero en él faltan también algunas prendas. Por ejemplo, unas camisetas de Damart. Eso es lo que cabe pensar tras su reciente confesión: “Con estas navidades tan frías, a Estados Unidos le vendría bien un poco de calentamiento global”. Sin embargo, hay quien mantiene que no van por ahí los tiros y más después de que “US Weekly” publicase que Melania pasa olímpicamente de los encantos sexuales de su marido, hasta el punto de que tienen habitaciones separadas y nunca pasan la noche juntos. A alguien que piensa con la entrepierna, como le ocurre al magnate –¡qué cuidado hay que tener para que no se bailen las letras y escribir mangante!– una situación así tiene que dejarlo congelado. A ver si va a ser por eso que está helado. FOTO: donald y melania se dan un casto beso | faec