Todo un candidato a jugar en el Madrid

SU pasaporte dice que Ibrahimovic es sueco y efectivamente esa es su nacionalidad, pero su forma de ser es de mucho más al sur, de la antigua Yugoslavia, donde nacieron sus padres. Su condición de bosnio-croata aflora a la mínima oportunidad; por ejemplo, cuando se refiere a Guardiola, quien supuestamente orina colonia. El delantero considera que el ahora entrenador del Manchester City “no es una mala persona, pero sí la más inmadura” con la que se ha cruzado. Esas palabras le han sonado a música celestial a Florentino, que ya está pensando en hacerle una oferta al internacional sueco para juegue en el Madrid. FOTO: zlatan ibrahimovic | aec