• Miércoles, 22 de Noviembre de 2017

Toda una desconocida incluso en su casa

LA bipolar –mareante en Galicia y podemita en Madrid– Alexandra Fernández llegó a portavoz parlamentaria de En Marea, originariamente un espacio multicultural hispanogalaico y ahora sabe Dios qué, por su amistad con la hija de Méndez Ferrín, santón jurásico del nacionalismo de la nazón de Breogán. No acumulaba ni un mérito más. Por aquello de los turnos, tuvo que dejar el puesto de voceira en el Congreso a Yolanda “la Yoli” Díaz –otro gran mérito el suyo–, que es como un alma en pena, se ha vuelto invisible hasta para los mareantes, ya que más el 57% de quienes votaron al partido instrumental aseguran que no tiene ni idea de la existencia de la comunista ferrolana, según el CIS. Si le hubiesen preguntado a Tone Gómez-Reino, el pijo coruñés que para intentar ocultar sus orígenes firmó a favor de la liberación del sanguinario De Juana Chaos, ese porcentaje sería más bajo. Salvo, claro está, que parezca que ambos van del ganchete siempre y en realidad él vaya solo. FOTO: tone, con yoli, ¿o en realidad está solo? | aec