• Jueves, 23 de Noviembre de 2017

La reforma de las líneas del autobús urbano ya cheira a podre

SUS compañeros de la Marea, nasía pa’ganá, decidieron alcumarlo “Recordman” al haber conseguido un hito inusitado, que el aparcamiento disuasorio de Lonzas esté vacío desde su inauguración, hace ya más de dos años, y a Daniel Díaz Grandío ha debido gustarle, pues jamás renuncia a la lucha por nuevos retos. Como concejal de Movilidad Sostenible –parece una broma que los mareantes tengan el valor de mantener un departamento municipal con semejante denominación– el transporte público se encuentra entre sus atribuciones y hace un año comunicó la sentencia de muerte para las actuales líneas del autobús urbano, alegando que se encontraban “enfermas”. Vamos, que estaba dispuesto a aplicarles la eutanasia. Como no espabile, se le van a morir de viejas, porque aún no ha hecho nada con ellas y además tiene el valor de afirmar que los cambios se deberían haber realizado al inicio del mandato, pero como eso ya queda muy lejos lo que hacen ahora es “trabajar en el tema”. O sea, concluirá el mandato y todo seguirá igual. FOTO: grandío, durante un pleno, en el que, por supuesto, no intervino | aec