Los pontevedreses pagan las tapas

mIGUEL Anxo Fernández Lores disfruta de la categoría de semidiós en el Beneguai, a la que ascendió gracias a su condición de alcalde perpetuo de Pontevedra. Cada vez que se acercan unas municipales anuncia que serán las últimas a las que se presente, pero recunca, recunca y vuelve a recuncar, como si fuese un pez en el río –Lérez, por supuesto– y entre recunque y recunque hace lo que le peta sin que ningún bloqueiro se atreva a toserle. Ni bloqueiro ni cigueiro, porque con dinero del Concello pagó el aperitivo del congreso que la CIG celebró en octubre; 1.859 euros de los pontevedreses se gastó. ‘Ya pudo estar bueno el piscolabis! FOTO: fernánez lores | aec