• Viernes, 15 de Diciembre de 2017

Pedro Sánchez sigue con la estrategia de sembrar la confusión

LA OMS, que se preocupa de cosas tan peregrinas como la conveniencia de basar la alimentación en la ingesta de gusanos e insectos o en los riesgos que conlleva una encherola de costilletas de rubia gallega, debería estudiar los perniciosos efectos del virus podemita en la capacidad de raciocinio de Pedro “La sonrisa” Sánchez. Sus efectos se mantienen en el tiempo, pero se manifiestan de forma intermitente, pues un día reniega del procés como lo haría el más cavernario de los peperos y al siguiente reconoce que está dispuesto a plantear “el reconocimiento de las aspiraciones nacionales de Cataluña”. Incluso Miquel Iceta, el líder del PSC, famoso por su tendencia a jastar pista para celebrar hasta la mayor de las tonterías, no sabe ya a qué atenerse y duda entre sacar a bailar a la estelada o a la bandera nacional. FOTO: pedro sánchez y miquel iceta | aec