• Martes, 21 de Noviembre de 2017

La oportunidad para triunfar en Estremera

EN Estremera, municipio de poco más de 1.300 habitantes, situado a unos 70 kilómetros de la capital del Reino, se han abierto unas posibilidades de negocio impresionantes gracias a una numerosa colonia catalana que se ha instalado en su cárcel el jueves. Prisión, por cierto, modélica, con gimnasio, piscina, biblioteca, salas audiovisuales... que convierte Soto del Real, ciudad de vacaciones, en una auténtica chabola. El primero que monte una academia de idiomas para enseñar el habla de la otra orilla del Ebro a los funcionarios del centro penitenciario se forrará y no te cuento el que abra un restaurante de comida catalana –¿Can 155 sería un buen nombre para el local?–, butifarra, fuet, escalibada, calçots, cap i pota, frincadó... los visitantes estarían como en casa y los exconsellers, cuando lleguen al tercer grado –aún deberán esperar, pero todo se andará–, podrán ponerse nostálgicos. A lo mejor hasta al turista Puigdemont le da por acudir de incógnito. Si se rapase al cero, ni el sabueso Trapero lo reconocería. FOTO: preparación de una butifarra | aec