• Viernes, 24 de Noviembre de 2017

La necesidad de enderezar el rumbo

el presidente del Deportivo, Tino Fernández, tiene fama de tener la mano ligera a la hora de firmar los finiquitos de sus entrenadores. El último en comprobarlo ha sido Pepe Mel y ojalá que Cristóbal tarde mucho en pasar por el trance, ya que eso significaría que las cosas le van bien a él o, lo que es lo mismo, al propio Deportivo. Ante la debacle del partido copero frente al Las Palmas, no le quedó más remedio que salir a la palestra para intentar apaciguar los ánimos de una hinchada que empieza a estar un poco cansada de sufrir. Reconoce que el también sintió vergüenza y promete que se enderezará el rumbo. Ojalá. FOTO: Tino fernández | aec