Un mordisco que llevó a una caída del tejado

PASAR por la consulta del dentista no es agradable ni aunque en la sala de espera hay una magnífica colección de revistas –¡vaya palo el cierre de Interviú!, ¡qué placenteros eran gracias a su “lectura” los minutos previos a un empaste!–. Sin embargo, los políticos son asiduos del odontólogo; unos para lucir una sonrisa Profident en la tele y otros porque su misión es lanzar dentelladas y necesitan unas piezas perfectas. Miguel Tellado pertenece a ese segundo grupo, como secretario general del PPdeG su trabajo es mostrar el colmillo retorcido y la verdad es que se desenvuelve a las mil maravillas. Pero a veces le fallan sus informadores y lanza unos mordiscos propios de una boca cariada. Le ha ocurrido en relación con Xulio Ferreiro, el Varoufakis de A Gaiteira, a quien ha acusado de utilizar A Coruña como trampolín para dar el salto a instancias políticas elevadas. ¡Error! Ferreiro será un mal alcalde, pero sus aspiraciones no van más allá del puente de A Pasaxe. ¡Menuda metedura de pata del servicio de inteligencia pepero! FOTO: tellado luce sonrisa | aec