• Viernes, 24 de Noviembre de 2017

Los mensajes crípticos que nos deja la desesperación

 

menos en el caso de Pedro Sánchez (que dejó muy claro aquello de que “no es no”), el resto de los políticos suelen jugar a ser un poco más ambiguos. Por ello, no es raro que a estas alturas todavía haya quien está discutiendo qué quieren decir los mensajes que lanzaron Junqueras y Puigdemont tras la aplicación del 155 por parte del Gobierno. Al final, más o menos todo el mundo coincide en que sus ánimos a la resistencia, en el fondo, quieren decir que estarán en esas elecciones que se celebrarán el próximo día 21 de diciembre, aunque todavía no sepan muy bien si irán juntos y revueltos o, por la contra, cada uno bajo sus siglas. Quienes no dan margen a las interpretaciones son los cuperos, que de proponer una paella insumisa ya han pasado al “que hablen las bases”. Todo un giro copernicano. FOTO: Oriol y Carles, leyendo | aec