• Martes, 21 de Noviembre de 2017

El lume aviva la yihad contra los eucaliptos

TODO fue uno: llegó el momento de botar palla polo monte queimado y resurgió la yihad contra el eucalipto. Hachas bien afiladas y sierras mecánicas propias de la matanza de Texas afloraron por toda Galicia al grito de la propagación del fuego en un eucaliptal es un cincuenta por ciento más rápida que en una carballeira –a ver si Fernando Alonso va a tener que instalar un motor alimentado con brasas de alcolito en su coche–. Tal vez sea verdad esa acelerante afirmación, pero también es verdad que los pinos producen na terra el mismo efecto que una beca, pues permiten desde hace años que muchos rapaces estudien. Ahora eso sí, al ir el chaval a la universidad, los ecologistas se quedan sin sombra cuando salen a hacer senderismo por el monte. Si además se perpetra el soñado eucaliptocidio, a ver dónde van a descansar. Aún van a tener que acabar abanicándose con los plumachos de la Pampa, de los que también reniegan. FOTO: una mujer esparce paja en un monte quemado | efe