• Jueves, 23 de Noviembre de 2017

La incongruencia hecha persona

se puede ser más caradura, pero resulta complicado. Los diputados nacionales del PDeCAT han decidido que harán de tripas corazón y que mantendrán sus escaños o, lo que es lo mismo, sus opíparos y magros sueldos. Tardá y Rufián, famosos por sus reiteradas tonterías e historietas ya sea desde su escaño, ya sea desde la tribuna de oradores, han decidido que una cosa es ser independentista y otra muy diferente es ser un independentista en paro y, por eso, mientras tengan un acta que les garantice su nómina, seguirán acudiendo a la pérfida Madrid y a participar en el Congreso del Estado opresor que se ha cargado en apenas tres horas su república. FOTO: tardá y rufián