• Martes, 24 de Octubre de 2017

Una historia de amor que marcha por mal camino

¡QUÉ bonito es el amor entre la Marea, nasía pa’ganá, y los socialistas! Da para modificar cuantas veces haga falta los presupuestos –quitándole pasta siempre a la pseudopeletera Silvia Cameán, musa del sector pijo de la xente do común– e incluso para mantener el IBI sin modificación alguna. Que el PSOE prometió en otros tiempos que lucharía por bajarlo... ¡bah!, cosas de otros tiempos. Ahora lo que mola es que siga sin alteración alguna; eso sí, a cambio de más dinero para inversiones y para el fomento del empleo. ¿Para qué más inversiones si total después el Gobierno local no las ejecuta?, ¿para qué especial atención al fomento del empleo, si los mareantes ya avisaron de que el que el que quiera trabajo, monte una cooperativa? ¡Ay!, qué cosas tiene el amor.