• Domingo, 19 de Noviembre de 2017

El timo de las urnas

ADA Colau, el último capricho de la burguesía catalana, es un ser poliédrico con tantas caras que es imposible descubrirlas todas: activista antidesahucios, alcaldesa, mecenas de okupas, separatista, paracaidista electoral, emisora de moneda, rebautizadora de calles, impulsora del Ejército de Catalunya, sectaria con las víctimas del terrorismo, promotora inmobiliaria de mezquitas, enemiga de los cruceros... y ahora también chanchullera en los negocios, puesto que cobra, pero no cumple la obligación a la que se comprometió con ese pago. La organización SOS Venezuela BCN alquiló al Ayuntamiento de Barcelona el centro cívico Pere Quart de Les Corts para utilizarlo como colegio electoral en la votación contra el proceso constituyente impulsado por Nicolás Maduro, pero hubo que instalar las urnas en la calle. Un concejal de distrito informó a los opositores al chavismo que sí, que había pagado, pero que carecían de permiso para utilizar el local, así que al carrer. Ahora que de devolver el dinero nada de nada... la pela es la pela.