• Martes, 21 de Noviembre de 2017

El PSdeG no cambia

¡POBRE sobrinísimo!, no gana para sobresaltos. Hace dos días que Gonzalo Caballero tomó posesión de la franquicia enxebre de los socialistas, que prometió que libraría de baronías y abriría al diálogo, vamos, que la llevaría a un estado zen próximo al nirvana, pero aquello parece el infierno. Su tío, el poderoso Caballero, don Abel, pese a que desde hace años cruza menos palabras con su supuesto jefe que con su suegra, aseguró que estaba muy contento con el nuevo PSdeG, especialmente con el secretario xeral, y ¡vaya si debe estar contento!, se tiene que estar partiendo de risa. Su mano derecha, la presidenta de la Diputación de Pontevedra, Carmela Silva, se negó a acudir al Parlamento para explicar el presupuesto provincial. Darío Campos, que ocupa el mismo puesto en Lugo y es un devoto de la fe besteirista, también se negó a comparecer en la Cámara, en la que tan solo se presentó el coruñés Valentín González Formoso. Pues sí, el partido estará libre de baronías, pero de tutelas... Anda que no le queda trabajo por delante ni nada.