• Sábado, 25 de Noviembre de 2017

El chino gallego

ya se sabe que China, aparte de otras muchas cosas, es el paraíso de los imitadores. Que se lo digan a las grandes marcas de lujo que ven ojipláticas como en el gigante asiático son capaces de producir relojes, bolsos o vestidos, todos ellos más falsos que una moneda de euro y medio y que, sin embargo, nada tienen que envidiar a sus originales. Por ello, a nadie puede extrañar que el anuncio de que China producirá el primer dron anfibio del planeta tenga truco. Y el truco es que los chinos, listos ellos, han optado por hacerse con un modelo de ultraligero fabricado en Galicia y, a partir de ahí, ponerle un par de flotadores, una hélice y a maravillar al mundo con su nuevo hidroavión no tripulado. La base será el modelo que produce la compañía de Portonovo Colyaer, que es la única que queda en España que se dedica a la construcción de aviones ultraligeros. Lo más triste de todo es que, al final, seguro que acabamos comprando un par de modelos para utilizarlos en labores de vigilancia.