• Jueves, 23 de Noviembre de 2017

Una doble condena muy inhumana

todos tenemos una pareja de amigos, fervientes seguidores de la cofradía de las fotos de boda, que aprovechan cualquier visita a su casa para sacar los polvorientos álbumes y deleitar a los presentes con una maratoniana sesión revival. Pues así de coñazo debe de ser uno de los jordis, en concreto el Sánchez. Su compañero de celda, a quien la “amistad” con el secesionista se la impuso el Ministerio del Interior, está tan harto de la “matraca” indpendentista que ha solicitado que le cambien de celda lo antes posible. Alega que estar junto al líder de ANC supone una doble condena para él. Y, sin lugar a dudas, algo de razón sí que tiene. FOTO: Jordi Sánchez | aec