• Jueves, 23 de Noviembre de 2017

El deseado técnico uruguayo era otro

GUSTAVO Munúa, que alternó el fútbol con el boxeo –memorable fue su pelea con Aouate– durante los seis años (2003 a 2009) que permaneció en el Deportivo, parece ser que vuelve a casa. Jugar, jugó poco, pero la ciudad la conoció bien, de día y de noche. Es el elegido para hacerse cargo del Fabril y relevar así a Rubén Coméndez del pluriempleo al que estaba condenado desde el ascenso de Cristóbal al primer equipo. ¿No quería la afición un entrenador uruguayo? Pues ahí lo tiene. ¡Ah!, ¿que el deseado era Martín Lasarte? Qué más da. Otro gran acierto del departamento de fichajes del club. FOTO: gustavo munúa | aec