• Sábado, 25 de Noviembre de 2017

Cuiña se prueba como promotor de comedias

O fillo do fillo do muiñeiro; para sus amigos, Rafa; para sus rivales, Cuiña, y para sus conciudadanos de Lalín, el alcalde, reconocido de manera unánime como el regidor más retranqueiro do mundo enteiro, ya prepara su futuro para cuando deje la casa do concello. No quiere ser embaixador mundial do cocido ni montar la Fundación de Amigos do Cocho, sino promotor de espectáculos cómicos –Juanito Navarro andaba metido en esos asuntos y acabó de candidato a la presidencia del Madrid–. Y no va a debutar en cualquier sitio, sino en el Lalín Arena, que suena a Madison Square Garden del Deza, ni con payasos de mala muerte, sino con Os Tonechos, que protagonizarán allí su derradeira actuación, que será nada más y nada menos que la víspera de la Feira do Cocido. Seguro que algún vegano acaba apuntándose a la fiesta del día siguiente y acaba diciendo, como el Tonecho pequeño, “papá, macho, paso de todo, tío”, mientras la grasa le resbala por la comisura de los labios.

FOTO: rafa cuiña y roberto vilar, en el lalín arena | twitter