Cuiña impulsa la cantera artística

O fillo do fillo do muiñeiro; para sus amigos, Rafa; para sus rivales, Cuiña, y para sus conciudadanos de Lalín, el alcalde, no para ni en navidades. Cumplió con la tradición familiar –buena persona es quien las respeta– de asistir con su hijo a la misa da Santa Lucía, y casi al momento se puso a trabajar. Y lo hizo presentando el pin de la Feira do Cocido, una porca llamada Rosiña, que vive en una gran pota y que diseñó María Pichel, una lalinesa de diez años. No se sabe si la niña acabará collendo tanta sona como Laxeiro, pero tiene la suerte de que el alcalde de su pueblo apuesta por su creatividad. ¡Cuántos artistas querrían ser de Lalín! FOTO: la porca rosiña | facebook