• Viernes, 24 de Noviembre de 2017

Botín prepara su candidatura a banquera modélica

CAROLINA Bescansa, la burguesa compostelana a la que le dio por pintar de aburrido morado una vida que iba a estar llena de colores vivos, renunció de esa manera a seguir la tradición farmacéutica de la familia. Ana Patricia Botín, en cambio, vio que su vida quedaba bonita de color verde, que era el de los billetes de 1.000 pesetas de su infancia y se apuntó a ese tono. Se apuntó y sigue apuntada, además como jefa suprema del Santander y por extensión del Popular y del Pastor, que pertenecen a su cuadra desde hace una temporada. Pero ya está afilando la podadora y pretende utilizarla para despedir a 200 trabajadores en A Coruña y Bergondo. Casi era mejor que se hubiese rebelado contra la tradición familiar, porque todavía le darán el premio a la mejor banquera.