• Jueves, 23 de Noviembre de 2017

Arabia Saudí nunca será un espejo para Cataluña

ARABIA Saudí es un país curioso, bien curioso, donde hace un calor que te mueres y donde un caballo de pura sangre llega a tener más derechos que una mujer. A los ricos, que son riquísimos, se les caen los petrodólares de los bolsillos, mientras que los pobres no tienen ni para comprar bolsillos. En una demostración de cordura, sus autoridades han concedido la nacionalidad a la robot Sophia, pues su inteligencia artificial servirá para que los humanos disfruten de una vida mejor. Pero no se queda ahí la cosa, sino que el Gobierno constituyó un comité anticorrupción, que a las pocas horas detuvo a once príncipes y a decenas de exministros porque: “Nos hemos percatado de que algunos se están aprovechando de las almas débiles para poner sus intereses personales por encima del interés general”. Como creen un comité similar en Cataluña...