• Domingo, 25 de Febrero de 2018

Y ahora, non grato para la Iglesia

LOS fumes y los cheiros de Ence le costaron a Rajoy que el Concello de Pontevedra lo declarase persona non grata, una parvada en comparación con el castigo que pide para él Luis Rodríguez Patiño, el cura de Xestoso. El sacerdote ha desenvainado la espada flamígera y reclama para el presidente del Gobierno la excomunión, ya que considera que las ayudas que concedió a la banca lo convierten en cooperador de los usureros y ni los usureros ni quienes cooperan con ellos tienen cabida en la Iglesia Católica. Que se prepare Ana Patricia Botín, que en dos días acaba ardiendo en la hoguera. FOTO: rajoy da el abrazo al apóstol | aec