• Sábado, 25 de Noviembre de 2017

Galicia no arde. A Galicia la están quemando unos malnacidos

Galicia no arde. A Galicia la están quemando unos malnacidos. Terroristas del fuego que han segado la vida ya a cuatro personas y destruido un bien natural de valor incalculable. Ellos son los responsables, los criminales.

No nos volvamos locos. No se llegue ya a la peor de las infamias carroñeras como pretendió el mendaz populismo de Podemos. Es sabido que cualquier mal que nos aflija será para ellos motivo de buscar carnaza. Y, por supuesto, siempre será cualquiera el culpable excepto los que son los verdaderos.

Un atentado del integrismo islámico: la culpa es de Occidente, de Europa, de nosotros. De todos, mayormente del PP, excepto de los asesinos. Los fanáticos nacionalistas dan un golpe contra la Constitución de las libertades: Rajoy es el culpable. Ahora queman de manera vil y aterradora Galicia: la culpa de Feijóo, claro. Aderezado todo de la mentira más ruin: que es por una ley que permite urbanizar. Una absoluta patraña. Lo prohíbe expresamente en treinta años. Pero eso les da lo mismo. Que arda Vigo si ellos sacan tajada.

Pero me parece que la sociedad española les ha acabado ya por coger la matrícula. Van en caída libre. Se les ha visto la miseria moral y la absoluta falta de toda lealtad y toda ética. Su pretensión ahora será montar otro Nunca Máis o cualquier otra parafernalia a su estilo, modo y manera. ¿Ayudando a quienes combaten el incendio? No. Ellos incendiando las redes.

Les voy a contar una historia. En el año 2005, en julio, bajo la cueva prehistórica de los casares, por mi tierra de Guadalajara, debido a una imprudencia temeraria y a negligencias notorias de la administración regional se inició y se descontroló un incendio que acabó costando la vida a once personas. Los conocía a casi todos y cuatro eran amigos personales. Se quemaron 15.000 hectáreas. No hubo Nunca Máis que valiera. De hecho hubo que esperar a 2007 para que la ciudad, y su nuevo alcalde, Antonio Román, del PP, tuviera el “detalle” que su antecesor del PSOE había negado, de poner un placa, un reconocimiento a nuestros muertos, que si habían puesto antes a los voluntarios del chapapote.

Los incendios de Galicia, muchos de ellos, se deben a manos criminales. Desde el día 10 de octubre está en prisión un antiguo miembro de la brigadas contraincendios, como lo oyen, por provocar cinco fuegos. Y me temo que cuando vayan cayendo los culpables nos vamos a llevar graves sorpresas.

Hoy la lucha contra el fuego es la prioridad, impedir más muertes, salvar lo que se pueda. Mañana detener a los culpables. Pero a los incendiarios de las redes hay que decirles que dan asco cada vez a más gentes cuando pretenden conseguir votos con el dolor y la tragedia. Es tan obsceno que lo que está sucediendo es lo contrario.