MEDIO AMBIENTE CONSERVACIÓN

El último peligro que acecha a las águilas

El águila imperial ibérica y el águila real sobrevuelan la península bajo un nuevo peligro: el fármaco veterinario diclofenaco, autorizado en España hace un año para uso en ganadería, que es letal para ellas y puede exterminarlas como ya lo hizo con el buitre en Asia en los 90.

El último peligro que acecha a las águilas
Un polluelos de águila imperial ibérica. EFE/Archivo
Un polluelos de águila imperial ibérica. EFE/Archivo

El águila imperial ibérica y el águila real sobrevuelan la península bajo un nuevo peligro: el fármaco veterinario diclofenaco, autorizado en España hace un año para uso en ganadería, que es letal para ellas y puede exterminarlas como ya lo hizo con el buitre en Asia en los 90.

Águilas, buitres, milanos, ratoneros o cualquier rapaz que tenga acceso al consumo de carroña contaminada por este fármaco altamente tóxico son especialmente sensibles a sus efectos y causa una insuficiencia renal aguda que las mata, ha explicado a EFEverde, Jorge F. Orueta, de la organización conservacionista SEO/Birdlife.

Es un riesgo "real" que preocupa ya que en España se encuentra más del 98 % de la población del águila imperial ibérica del mundo junto a las mayores poblaciones europeas de las especies de buitres: el 94 % de la población de buitre leonado, el 98 % de la del buitre negro, el 82 % de la de alimoches y el 66 % de la de quebrantahuesos.

El diclofenaco es un antiinflamatorio, no esteroideo, autorizado para uso veterinario en el ganado como medicamento para combatir el dolor, la inflamación o la fiebre en la cabaña española.

Se utiliza con mayor frecuencia en el ganado porcino para curar los síntomas de la mastitis en las cerdas y este uso es el que "puede acelerar" la entrada del fármaco en la ganadería española.

En España, todavía no se ha constatado la muerte de águilas por diclofenaco pero hay que tener en cuenta que se trata de un fármaco de nueva introducción y su implantación para el tratamiento del ganado es incipiente, ha matizado Orueta responsable del área internacional de la organización conservacionista.

A este respecto ha señalado que fue en marzo de 2013 cuando se autorizó el uso del diclofenaco para animales en España, según publicó el Boletín del Departamento de Medicamentos Veterinarios de la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios (Aemps).

La empresa productora del diclofenaco, Fatro Ibérica, publicó en su web un anuncio en el que advertía del "riesgo por consumo de diclofenaco en cadáveres para los buitres", admitiendo así la toxicidad para la fauna salvaje del producto; ante las críticas recibidas de los internautas, la compañía decidió retirarlo.

La alarma sobre la muerte de las águilas saltó hace un par de meses con un nuevo estudio publicado en la revista "Bird Conservation International" que aseguraba que las pruebas efectuadas a los cuerpos de dos águilas esteparias encontradas en un vertedero de ganado en Rajasthan (India) tenían residuos del fármaco en sus tejidos.

El gran problema -ha incidido Orueta- es que las águilas esteparias están estrechamente emparentadas con varias especies ibéricas, especialmente con el águila imperial ibérica.

Las águilas, rapaces cazadoras y en ocasiones oportunistas, no dependen exclusivamente de la carroña para alimentarse pero hay momentos críticos en su ciclo vital, como en la época invernal cuando las presas escasean o mientras aprenden a volar, que pueden entrañar un gran peligro si se alimentaran de cadáveres de ganado tratado con el fármaco.

"Si sólo un 1 % de las carroñas disponibles estuvieran contaminadas con diclofenaco, se podría repetir la hecatombe que ocurrió en el subcontinente indio (India, Pakistán, Bangladesh, Nepal) cuando el fármaco en cuestión ocasionó la muerte de millones de buitres."

Orueta ha señalado que existen alternativas en el mercado como el antiinflamatorio Metacam (meloxicam de uso veterinario) del que se ha constatado que no genera en las rapaces efectos de toxicidad hepática y renal, pero es más costoso.

Desde la organización conservacionista, la más veterana del país, aseguran que el Ministerio de Medio Ambiente y el de Sanidad son "sensibles a la problemática aunque creen que las medidas que toman al respecto son suficientes y desde luego, para nosotros, no lo son".

SEO/BirdLife promueve la retirada del medicamento para uso veterinario con ganado a nivel mundial. "No podemos exigir a otros países, con menos medios veterinarios, la retirada del fármaco, mientras en España se autoriza, hay que predicar con el ejemplo", ha concluido.