Veinte encapuchados liberan a un narco preso en un hospital de Cádiz

Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado buscan a una veintena de encapuchados que asaltaron el servicio de urgencias del Hospital de La Línea de la Concepción (Cádiz) para liberar al líder de una red de narcotráfico, que había sido llevado allí herido y detenido.

Veinte encapuchados liberan a un narco preso en un hospital de Cádiz
Un grupo de sanitarios, ayer, en la puerta de urgencias del hospital de La Línea de la Concepción | efe
Un grupo de sanitarios, ayer, en la puerta de urgencias del hospital de La Línea de la Concepción | efe

Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado buscan a una veintena de encapuchados que asaltaron el servicio de urgencias del Hospital de La Línea de la Concepción (Cádiz) para liberar al líder de una red de narcotráfico, que había sido llevado allí herido y detenido.
El suceso ocurrió durante la tarde del martes, cuando una patrulla de la Policía Nacional que formaba parte de un control ordinario dio el alto a una motocicleta en la que circulaba una pareja. Al ver la señal, la mujer se bajó “para facilitar” que el conductor, un conocido narcotraficante de la zona identificado como Samuel C., emprendiera la huida.
El conductor chocó al poco en una rotonda de la carretera del Zabal y cayó al suelo, lo que le provocó heridas abiertas en una pierna y en la cara. Los agentes comprobaron que tenía dos órdenes pendientes de ingreso en prisión por delitos relacionados con el tráfico de drogas, le detuvieron y le llevaron al servicio de urgencias del Hospital de la Línea.
La Policía sospecha que la mujer que iba con él en la moto alertó a los miembros de su banda de lo sucedido y éstos decidieron ir al rescate de su “jefe”. Reaccionaron con tanta rapidez que los investigadores creen que ya estaban juntos esperando el desembarco de algún alijo.
Así una veintena de encapuchados se presentó en el hospital, dando gritos y tirando algún objeto, y, tras un violento forcejeo con los dos agentes, se llevaron al detenido esposado en una de las dos furgonetas con las que habían acudido al centro sanitario. 
Los agentes sólo pudieron detener a uno de los encapuchados. El violento incidente “es una muestra más de la impunidad que hay instalada entre las redes de narcotráfico asentadas en el Campo de Gibraltar y que venimos denunciado desde hace mucho tiempo”, dijo Francisco Mena, presidente de la Federación Provincial Antidrogas Nexos. Como otros sindicatos policiales, reclamó que los refuerzos que se llevan a la zona para luchar contra el narcotráfico sean “permanentes” y no “puntuales”, como los que se llevaron el año pasado y que “a los tres meses desaparecieron”.
El alcalde de La Línea, Juan Franco, destacó el “gran trabajo” que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado hacen en la zona. Pero también quiso subrayar que “por desgracia no es suficiente” porque “el enemigo a abatir es demasiado fuerte”. l