• Miércoles, 23 de Agosto de 2017

Solo el 10% de la ayuda contra el cambio climático para las regiones pobres llega a su destino

Una investigación sobre los fondos destinados a ayudar a las comunidades más pobres a adaptarse al cambio climático y adoptar fuentes de energía limpias reveló que solo el 10 por ciento de lo invertido llega realmente a los más necesitados.

Solo el 10% de la ayuda contra el cambio climático para las regiones pobres llega a su destino
Los países ricos han prometido donar o movilizar 100.000 millones al año para 2020                                                 ep
Los países ricos han prometido donar o movilizar 100.000 millones al año para 2020 ep

Una investigación sobre los fondos destinados a ayudar a las comunidades más pobres a adaptarse al cambio climático y adoptar fuentes de energía limpias reveló que solo el 10 por ciento de lo invertido llega realmente a los más necesitados.
En parte se debe a que estos fondos internacionales están optando por colaborar con bancos de desarrollo y grandes agencias internacionales con capacidad de gastar rápidamente millones de euros en lugar de invertir en proyectos a pequeña escala o iniciativas de los Gobiernos de los países implicados, según el informe del Instituto Internacional para el Medio Ambiente y el Desarrollo (IIED, por sus siglas en inglés), con sede en Londres.
La incapacidad de diseñar y evaluar proyectos a nivel local y para cumplimentar los complejos formularios para acceder a este dinero es otro de los problemas identificados por la investigación del IIED. Además, los proyectos a menor escala son más difíciles de evaluar y lleva más tiempo hacerlo.
Otro obstáculo es la falta de un objetivo concreto en el Acuerdo de París contra el cambio climático, que no especifica nada sobre la inversión a nivel local. “Es necesario comprender cómo llevar el dinero adonde importa”, afirmó la directora de cambio climático del IIED, Clare Shakya, una de las autoras del informe.
A todo ello hay que sumar que los donantes a día de hoy solo han aportado el 11 por ciento de los fondos comprometidos, en parte debido a estos obstáculos, explicó Shakya.
Los países ricos han prometido donar o movilizar 100.000 millones al año para 2020 para ayudar a los países pobres en la transición hacia las energías limpias y a adaptarse al agravamiento de las sequías, el aumento de las inundaciones y la crecida del nivel del mar causados por el cambio climático. Por ejemplo, EEUU ha prometido 3.000 millones de dólares al Fondo Climático Verde, pero hasta ahora solo ha aportado 1.000 millones. De hecho, el nuevo presidente estadounidense, Donald Trump, ha insinuado que no va a haber nuevas aportaciones y que retirará al país de los acuerdos climáticos.
La falta de aportaciones económicas es un problema para países como Etiopía, que calcula que necesitará 7.500 millones de dólares al año para hacer una transición a las energías limpias. Sin embargo, hasta ahora recibe entre 100 y 200 millones al año, indicó otro investigador del IIED, Saleemul Huq. Sin embargo, hay un claro impulso de la utilización de las energías hidráulica, eólica, solar y geotermal, y hay proyectos en marcha para la adaptación al cambio climático en previsión de sequías, subrayó el coordinador del Foro Cambio Climático-Etiopía, Gebru Jember Endalew, quien fue recientemente designado como jefe de la delegación de los países menos desarrollados en las negociaciones internacionales sobre cambio climático.
Etiopía está ahorrando dinero con la incorporación de los proyectos de energía limpia a los proyectos estatales en lugar de impulsar cada iniciativa como un proyecto independiente basado solo en la financiación internacional. n