• Miércoles, 26 de Julio de 2017

Silvia Abascal muestra muy féliz su lado más solidario

Ángela Molina y Silvia Abascal volvieron a demostrar que son dos mujeres solidarias y volcadas con los más necesitados durante la presentación del nuevo trabajo de retratos de César Saldivar llamado ‘Etiopía’

Silvia Abascal muestra muy féliz su lado más solidario

Ángela Molina y Silvia Abascal volvieron a demostrar que son dos mujeres solidarias y volcadas con los más necesitados durante la presentación del nuevo trabajo de retratos de César Saldivar llamado ‘Etiopía’, un catálogo de lo más especial que comparte con la Fundación Mundi Adopta.
 

ÁNGELA MOLINA Y SILVIA ABASCAL SACAN SU LADO MÁS SOLIDARIO DE LA MANO DEL ARTISTA CÉSAR SALDIVAR



El artista no estuvo solo en una noche tan especial y es que, al igual que su madre, Olivia Molina también quiso demostrar que es una mujer solidaria con los niños, sobre todo desde que es madre. A pesar de su empeño por llevar su vida personal con la mayor discreción posible, la actriz no dudó en acudir junto a su hijo Eric y es que cuando se trata de una buena causa, todo apoyo es poco.

Por su parte Silvia no dudó en destacar la importancia de viajar a países donde las Fundaciones están trabajando y ver en primea persona lo que sucede en países como Etiopía o África y es que, como ella mismo explicó, aprendes a valorar mucho más los pequeños detalles del día a día.
CHANCE: Una causa muy bonita.
Silvia Abascal: Etiopía no lo conozco pero he viajado mucho a África.
CH: Un trabajo muy bonito el que están haciendo allí, dan ganas de ir y ver el trabajo allí.

SILVIA ABASCAL: “ME GUSTARÍA ES QUE SU ENTORNO MEJORASE DE TAL MANERA QUE NO HUBIESE NECESIDAD DE ADOPTARLOS”


S.A: Es que es la manera, sobre todo a la hora de hablar de ello, cuando lo vives, cuando sabes de los proyectos allí, es la mejor manera para luego defenderlos aquí con fuerza. Hoy en día mucha parte del compromiso es ese, a mí cada vez que me piden más sube una foto, po un hasta y buen, pues se harán cosas, pero viajar allí es la verdadera manera de trabajar.

CH: Como cambian los valores cuando una ve lo que se puede ayudar a toda esta gente.
S.A: Te ayuda mucho a equilibrarte y a valorar, sobre todo con una profesión como esta. Tú te haces de repente un viaje a terreno, a Sudán en un campo de desplazados y luego aterrizas en San Sebastián en una alfombra roja te puedes imaginar* La valoración que se hace simplemente de abrir una ducha y que salga agua caliente. Es tremendo.

CH: ¿No te dan ganas de adoptar?
S.A: A mí lo que me gustaría es que su entorno mejorase de tal manera que no hubiese necesidad de adoptarlos pero mientras están en situaciones bajo peligro, violencia, no tienen educación, se les puede dar la oportunidad de una familia que acoge con amor, con posibilidades, pues menos mal... El niño africano a mí me fascina, es una energía superior.


SILVIA ABASCAL: “JOSÉ CORONADO ESTÁ CON UNA ACTITUD MARAVILLOSA DESDE EL PRIMER DÍA”
 

CH: ¿En qué proyectos estás ahora?
S.A: He terminado todo, lo del teatro, la televisión, la serie que se estrenará ahora en otoño y voy a parar realmente. Necesito tiempo para mí.

CH: Ya toca.
S.A: Si, toca.

CH: ¿Algún proyecto que te apetezca?
S.A: Si, es que acabo de terminar la formación que ha sido muy intensivo, a preparar un poco de vacaciones, a cocinar un poco por mi cuenta, me refiero creativamente, en la cocina no cocino nada.

CH: Acabas de terminar La Cocina.
S.A: Bueno eso sí, pero yo ahí nada, era una camarera, no hacía nada. Pero de momento no tengo nada.

CH: ¿Has podido hablar con José Coronado?
S.A: Claro que sí, le he visto y todo y está como es él, un león, está positivo, con una actitud maravillosa desde el primer día y no voy a decir nada más pero que ha sido un toque de atención, de valoración por la vida, está muy bien, de verdad.

CH: Eso decía su hijo el otro día.
S.A: Claro, el ritmo también porque José es de mis compañeros y amigos que trabaja mucho, no tiene un día libre. Toca parar un poquito y cuidarse y ya está. Pero está muy bien, una energía maravillosa. Le adoro.