18:28 h. Viernes, 19 de diciembre de 2014

 

Montreux se rinde ante la voz eterna de Tony Bennett

| Actualizado 12 Julio 2012 - 02:00 h.
Vota esta noticia:
Más acciones:
El cantante estadounidense Tony Bennett interpreta una canción durante su actuación en la 46º del Festival de Jazz de Montreux, Suiza, hoy, miércoles, 11 de julio de 2012. EFE
El cantante estadounidense Tony Bennett interpreta una canción durante su actuación en la 46º del Festival de Jazz de Montreux, Suiza, hoy, miércoles, 11 de julio de 2012. EFE

El público asistente al Festival de Jazz de Montreux se rindió hoy ante Tony Bennett, el cantante que muchos consideraron el eterno rival de Frank Sinatra, y el que todavía hoy, a sus 85 años, sigue emocionando como lo hizo en la década de los cincuenta.

Sus seguidores esperaban tranquilos la aparición de Bennett en el escenario. Querían escuchar un concierto del hombre que hizo sombra a Sinatra. No hubo sorpresas.

La ausencia de novedad no supuso algo negativo, sino que sirvió para consolidar como una estrella actual a esta leyenda del jazz sesenta años después de que pisase por primera vez los escenarios.

Bennett salió a escena con una enorme sonrisa dibujada en su cara, una expresión que mantuvo durante todo el concierto y que sirvió, junto con las bromas y los gestos cariñosos que mostró durante todo el espectáculo, para establecer un clima de complicidad entre él y sus fans.

Aplaudió, saludó, lanzó besos al aire y estrechó la mano de todos aquellos que se la tendieron al pie del escenario, sobre el que derrochó energía, amabilidad y simpatía durante una hora de espectáculo, a lo que los suizos respondieron con abrumadores aplausos al final de cada canción.

Pese a su avanzada edad (el próximo día 3 de agosto cumplirá 86 años), Bennett se mostró jovial y quiso demostrarlo no solo con la potencia que todavía hoy conserva su voz, sino también con algunos pasos de baile con los que se desplazó por el escenario en varias ocasiones, y que provocaron gritos y aplausos entre el público.

"Si eres creativo a medida que te haces viejo estás más ocupado", dijo Bennett en una entrevista, algo que se pone de manifiesto al observar que anualmente todavía ofrece entre 100 y 200 conciertos.

Pese a la jovialidad en la ejecución de su actuación, en la elección de las canciones, como él mismo afirmó, fue un poco más anticuado.

"Me temo que voy a cantar canciones viejas, no me gustan mucho las nuevas, debe ser que estoy un poco pasado de moda", bromeó antes de cantar "The Shadow of your Smile", "I Left my Heart in San Francisco" o "Fly me to the Moon", con la que cerró el concierto.

Sin embargo, también hizo guiños a sus últimos discos (de 2006 y 2011), "Duets" y "Duets II" en los que grabó duetos con grandes estrellas del panorama musical actual.

Hoy cantó "The Boulevard of Broken Dreams" -una canción que grabó en el álbum de 2006 a dúo con Sting-, "The Best is Yet to Come" -Diana Krall la cantó con él en "Duets"- y "Smile", la canción de Charles Chaplin que Bennett versionó dos veces, la última en 2006, en un dueto con Barbara Streisand, y que hoy ha dedicado a su autor original, lo que le ha valido los aplausos del público.

"Me encanta estar en un país que ama a Charles Chaplin", aseguró Bennett, quien explicó que cuando grabó la primera versión de "Smile" alguien le envió una carta desde Suiza dándole las gracias por recuperar la canción.

"Mi sorpresa fue enorme cuando vi que la carta estaba firmada por Charles Chaplin, hoy se la dedico a él", agregó poco después de haber dedicado también una canción a Lady Gaga, con quien grabó el dueto "The Lady is Tramp".

Su hija Antonia Bennett fue la telonera del show y con quien Bennett cantó a dúo "Old Friends", sin embargo, durante sus veinte minutos de gloria la hija no consiguió arrancar los aplausos y ovaciones que su padre recibió nada más pisar el escenario.

Pero fue sin duda "The Way You Look Tonight" la canción que hizo saltar a más personas de sus butacas cuando Bennett apenas había concluido el primer verso.

"Ha sido maravilloso y todavía tiene más mérito si se tiene en cuenta que tiene 85 años, es increíble", opinó Laura, argentina afincada en Ginebra.

También John y Kate, quienes han venido desde Texas (Estados Unidos) únicamente para el festival, aseguraron que esta noche Bennett "estuvo brillante, como siempre".