7:31 h. Sábado, 01 de noviembre de 2014

 

La princesa Catalina compra un vestido y dispara sus ventas un 500 por ciento

| Actualizado 07 Marzo 2013 - 01:00 h.
Vota esta noticia:
Más acciones:
La duquesa de Cambridge, Catalina (d) a su llegada a una visita al servicio de bomberos y de rescate de Humberside en Grimsby, Reino Unido. EFE/Archivo
La duquesa de Cambridge, Catalina (d) a su llegada a una visita al servicio de bomberos y de rescate de Humberside en Grimsby, Reino Unido. EFE/Archivo

  La firma de moda británica Lovestruck ha visto cómo las ventas de uno de sus vestidos aumentaban un 500 por ciento, después de que la duquesa de Cambridge, esposa del príncipe Guillermo de Inglaterra, adquiriera el modelo por 37 libras (43 euros), informó hoy el diario "The Daily Telegraph".

La página web de la línea de ropa se colapsó ayer sobre las 14.00 GMT, debido a una avalancha de 60.000 visitas procedentes del Reino Unido y del resto del mundo.

La diseñadora de Lovestruck, Erika Shaw, señaló que se llegó a vender un vestido por minuto hasta que las existencias se agotaron, aunque aseguró que se fabricará una nueva tanda.

La semana pasada, la princesa Catalina fue vista en una tienda de la marca británica Topshop, que vende las prendas de Lovestruck, en la comercial Oxford Street de Londres.

Posteriormente, los medios británicos concretaron cuál había sido su compra: un asequible vestido veraniego de manga corta y por encima de la rodilla con un estampado floral sobre fondo de color salmón.

"Es asombrosa la histeria global que rodea a las elecciones de vestuario de Catalina, que es la embajadora más importante del estilo británico de nuestra generación", subrayó Shaw.

Pese a los detractores de ese "efecto Catalina", que niegan su existencia, no es la primera vez que el vestuario de la duquesa de Cambridge, que espera para julio su primer hijo, ha generado una situación parecida.

En 2011, unas fotografías de la esposa del príncipe Guillermo enfundada en un vestido en blanco y negro de silueta tulipán firmada por la marca española Zara provocó que la prenda se agotara a las pocas horas.