• Domingo, 11 de Diciembre de 2016

Los inspectores de Educación descartan que la agresión a la niña de Palma sea un caso de “bullying”

El departamento de Inspección Educativa elaboró en los últimos días diferentes informes sobre los hechos que tuvieron lugar el día 5 en un centro de infantil y primaria de la barriada de Son Roca

Los inspectores de Educación descartan que la agresión a la niña de Palma sea un caso de “bullying”
La presunta agresión tuvo lugar en un centro educativo de la barriada de Son Roca	ep
La presunta agresión tuvo lugar en un centro educativo de la barriada de Son Roca ep

El departamento de Inspección Educativa elaboró en los últimos días diferentes informes sobre los hechos que tuvieron lugar el día 5 en un centro de infantil y primaria de la barriada de Son Roca, en Palma, en el que resultó agredida una niña, con el que concluyen que la agresión se produjo por una disputa por una pelota sin ninguna intencionalidad previa y descarta acoso escolar.
De este modo, el informe de Inspección descarta “completamente” que se trate de un caso de “bullying” y constata que se trata de una alumna integrada en el centro, muy estimada tanto por alumnos cómo por profesores y con una evolución académica positiva.
Según las informaciones recogidas, la alumna había sufrido una presunta agresión en la que habrían participado alumnos de diferentes cursos en el momento de finalizar el tiempo de patio (sobre las 12.00 horas).
Un grupo de alumnos habrían estado jugando a fútbol y la alumna presuntamente agredida habría formado parte de uno de los dos equipos, concretamente del equipo que habría ganado el partido, formado por alumnos de 4º, 5º y 6º de EP. El otro equipo estaría formado, mayoritariamente, por alumnos de 3º, 4º y 5º de EP.
Al finalizar el patio la alumna habría cogido la pelota. Alumnos del equipo contrario, que habrían perdido el partido, corrieron detrás de la niña hasta que la pillaron. La niña habría caído al suelo, presuntamente empujada por alguno de los alumnos, iniciándose un forcejeo. Todos estos hechos habrían sucedido en un tiempo inferior a un minuto.

sin secuelas físicas
Los inspectores añaden que después de los incidentes, la niña continuó las clases con normalidad y ni la tutora ni otros profesores, que la vieron entre las 12.00 y las 14.00 horas, observaron ninguna secuela física que hiciera evidente que la alumna necesitaba de asistencia médica ni siquiera del botiquín del centro educativo.
Sólo mostraba unas pequeñas marcas en el codo y en la pierna, compatibles con la caída al suelo, motivada esta posiblemente por el forcejeo al disputarse la posesión de la pelota que ella tenía aferrada muy intensamente, según varios indicios.
El equipo directivo estuvo pendiente de la evolución de la niña en todo momento y desde el instante en que se tuvo noticia del ingreso hospitalario, el mismo día de los hechos, la directora, la jefe de estudios y el secretario la visitaron el hospital, hablaron con la niña y con los padres, preocupándose por su estado y poniéndose a disposición de la familia para lo que pudieran necesitar.
En los días siguientes el equipo directivo se reunió con los alumnos implicados, con los observadores y otros testigos, para averiguar los hechos ocurridos, conjuntamente con la Inspección.