• Miércoles, 24 de Mayo de 2017

La Fundación Amancio Ortega dona 47 millones para renovar los equipos oncológicos de la sanidad catalana

La Fundación Amancio Ortega donará 47 millones  de euros para renovar los equipos oncológicos de la sanidad pública de Cataluña y comprar nuevos aceleradores lineales y mamógrafos para mejorar la detección y el tratamiento del cáncer.

La Fundación Amancio Ortega dona 47 millones para renovar los equipos oncológicos de la sanidad catalana
Antoni Comín, Carles Puigdemont y Flora Pérez, ayer, tras la firma del convenio | Alejandro García (efe)
Antoni Comín, Carles Puigdemont y Flora Pérez, ayer, tras la firma del convenio | Alejandro García (efe)

La Fundación Amancio Ortega donará 47 millones  de euros para renovar los equipos oncológicos de la sanidad pública de Cataluña y comprar nuevos aceleradores lineales y mamógrafos para mejorar la detección y el tratamiento del cáncer. Así se hizo público ayer en un acto en el que el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y el conseller de Salut, Antoni Comín, firmaron el acuerdo junto a la vicepresidenta de la fundación y pareja del empresario textil gallego, Flora Pérez, y su vicepresidente ejecutivo, José Arnau, en el Palau de la Generalitat.
De la inversión total, 37 millones se destinarán a sustituir todos los aceleradores lineales con más de ocho años de antigüedad y el resto irá a parar a la compra de 43 nuevos mamógrafos digitales, lo que permitirá jubilar todas las unidades analógicas.
Comín, que no escondió su “inmensa satisfacción” por el convenio, aseguró que “en los próximos meses” se conocerán las fechas exactas en las que llegarán los nuevos equipos, ya que aún falta realizar un trámite adjudicatario, pero aclaró que será a lo largo de 2018. El conseller lamentó que los efectos de la crisis hayan provocado cierta “obsolescencia” en los equipos de la sanidad pública, y por eso celebró la donación de la fundación del dueño de Inditex.

Casi una veintena
En total, se comprarán 19 nuevos equipos de radioterapia, que sustituirán a los más antiguos y que son exactamente la mitad de los que dispone el sistema integral de utilización pública de Cataluña (Siscat). También está previsto adquirir 43 nuevas unidades de cribaje y diagnóstico del cáncer de mama que sustituirán a los mamógrafos con una tecnología más atrasada y que incorporarán la tomosíntesis, es decir, las mamografías realizadas en 3D.
El vicepresidente de la Fundación Amancio Ortega, José Arnau, recordó que este proyecto  sanitario ya se puso en marcha en Galicia hace un año y medio y más tarde en Andalucía, y detalló que pretende desplegarlo al resto de comunidades.
En su turno de palabra, Puigdemont comparó la solidaridad de Amancio Ortega con la de los catalanes que cada año aportan una pequeña cantidad en “La Marató” de TV3 y destacó la “emoción” que siente cuando, como voluntario, atienda la llamada de alguna “viuda” que hace una pequeña aportación. Por su parte, Comín aprovechó para desvelar algunas cifras sobre la “alta prevalencia” del cáncer en la sociedad catalana: la mitad de los hombres y un tercio de las mujeres tienen posibilidades de desarrollar un cáncer y las previsiones indican que hasta 2020 el número de casos diagnosticados se disparará.
Concretamente, crecerán un 22% en el caso de los hombres y un 25% en las mujeres, aunque paralelamente aumentará la tasa de curación gracias a los tratamientos que utilizan tecnología de última generación. Los 18 equipos de radioterapia se ubicarán en los hospitales de Vall d’Hebron, Sant Pau, el Clínic, el ICO Badalona (2), el ICO de L’Hospitalet de Llobregat y el Consorcio Sanitario de Terrassa, entre otros. l