• Viernes, 18 de Agosto de 2017

Fallece el bebé ingresado en Sevilla que fue maltratado por sus padres

El bebé de siete meses cuyos padres fueron detenidos esta semana por presuntos malos tratos que dejaron al pequeño en coma falleció ayer por la mañana en el hospital Virgen Macarena de Sevilla, en cuya Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) permanecía ingresado, según fuentes sanitarias.

Fallece el bebé ingresado en Sevilla que fue maltratado por sus padres
El pequeño estaba ingresado en la UCI del hospital Virgen Macarena | archivo ec
El pequeño estaba ingresado en la UCI del hospital Virgen Macarena | archivo ec

El bebé de siete meses cuyos padres fueron detenidos esta semana por presuntos malos tratos que dejaron al pequeño en coma falleció ayer por la mañana en el hospital Virgen Macarena de Sevilla, en cuya Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) permanecía ingresado, según fuentes sanitarias.


El pasado jueves, el juez de Instrucción número 9 de Sevilla ordenó el ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza del padre de dicho bebé, mientras que dejaba en libertad provisional a la madre del pequeño.

Comparecencia
Fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) explicaban este jueves que, tras pasar a disposición judicial por la mañana, tanto el padre del bebé, de 19 años y nacionalidad colombiana, como la madre, de 18 años y nacionalidad española, comparecieron ante el juez de Instrucción número 9, en funciones de juzgado de Guardia.


De este modo, el juez ordenaba el ingreso en prisión del padre del bebé y dejaba en libertad provisional a la madre, a la que ha impuesto una orden de alejamiento respecto del pequeño y la obligación de comparecer periódicamente en el juzgado.


Ambos están investigados por un presunto delito de malos tratos en el ámbito familiar, añadieron las fuentes, que precisaron que la causa judicial será remitida al Juzgado de Instrucción número 6 de Sevilla, que será el encargado de la investigación.

Fracturas
El bebé quedó ingresado en el Virgen Macarena, donde el pasado lunes tuvo que ser hospitalizado con una fractura en el cráneo y también en las retinas, además de diversos moratones por diversas partes de su cuerpo, presentando lo que se conoce como “síndrome del niño sacudido”, ya que habría resultado lesionado tras ser zarandeado.


De este modo, fue el padre del bebé el que lo llevó al hospital, siendo detenido por la Policía Nacional en la jornada del martes junto a la madre del pequeño.


El bebé pesó tan solo un kilogramo y medio y nació de forma prematura en la cárcel, donde se encontraba interna su madre, por lo que fue ingresado en un centro hospitalario hasta que recibió el alta en el mes de febrero, cuando fue entregado a sus padres nuevamente, habiendo estado durante cuatro meses en un estado de “abandono total”.