6:14 h. Jueves, 24 de abril de 2014

 

El viento y el calor avivan 10 incendios,2 muy activos en Galicia y La Gomera

| Actualizado 11 Agosto 2012 - 19:14 h.
Vota esta noticia:
Más acciones:
Columna de humo del incendio forestal iniciado ayer en O Barco de Valdeorras (Ourense) que ya ha calcinado más de 800 hectáreas y hoy por la tarde ha obligado a desalojar el pueblo vecino de A Veiga de Cascallá.  efe/brais lorenzo
Columna de humo del incendio forestal iniciado ayer en O Barco de Valdeorras (Ourense) que ya ha calcinado más de 800 hectáreas y hoy por la tarde ha obligado a desalojar el pueblo vecino de A Veiga de Cascallá. efe/brais lorenzo

El Centro de Coordinación de la Información Nacional sobre incendios forestales da cuenta de 132.299,89 hectáreas consumidas por el fuego en lo que va de año, hasta el pasado 5 de agosto, cifra que no contempla las 3,300 hectáreas que aún arden en La Gomera, incendio declarado el pasado sábado, inicialmente controlado y reavivado anoche.

Las llamas abarcan actualmente una línea de fuego importante desde Pajaritos, Las Hayas y Los Llanos de Crispín hacia Arure, con un frente norte que avanza más lentamente y, aunque contenido, sigue muy activo.

Según las autoridades canarias, las altas temperaturas y el viento, que tiene rachas de 50 kilómetros por hora, hacen que el fuego actúe de manera imprevisible, con momentos de explosiones y rápida propagación.

En el municipio orensano de O Barco de Valdeorras sigue activo el fuego que ha afectado ya a unas 800 hectáreas, considerado "Gran Incendio Forestal" por la extensión de masa arrasada, sobre la que actúa la Unidad Militar de Emergencia (UME).

El Cabildo de Tenerife ha solicitado la declaración del nivel 2 de emergencia en el incendio forestal que se registra desde anoche entre los municipios de El Tanque y Los Silos, y que ha obligado al desalojo de unas 400 personas, entre Erjos y San José de Los llanos.

El presidente del Cabildo de Tenerife, Ricardo Melchior, resaltó las condiciones meteorológicas desfavorables para combatir el fuego, ya que la temperatura oscila entre los 35 y los 40 grados, la humedad está por debajo del 15 por ciento y hay rachas de viento entre 40 y 60 kilómetros por hora.

Entre los últimos registros de incendio, el del Parque Natural de Las Arribes del Duero, donde el incendio declarado a primeras horas de esta tarde avanza con rapidez, en dirección al casco urbano de Saucelle, en Salamanca, y en Ger, en Girona, las llamas han pasado de una zona de matojos a una masa forestal, empujadas por el viento.

De acuerdo con las predicciones de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), que aún prevé temperaturas en torno a los 40 grados en la mayor parte del territorio español, Protección Civil recomienda seguir medidas concretas para minimizar las incidencias provocadas por el calor y reducir la posibilidad de incendios.

Las altas temperaturas, subrayan, "implican un elevado riesgo de incendios forestales".

Además de recordar a la población que evite la exposición del sol y favorezca la ventilación de los espacios cerrados, mantener la hidratación y atender especialmente a los más débiles: niños, ancianos y enfermos crónicos, Protección Civil pone veda a fuegos y hogueras en el monte y terrenos próximos.

Solicita también prestar "especial atención a los cigarrillos encendidos, basuras y las botellas de vidrio que hacen efecto lupa con el sol".

En caso de incendio, añaden, "no penetre en el monte o bosques o hágalo sólo si es estrictamente necesario y conoce bien el terreno, las vías de comunicación y caminos y vaya siempre por zonas de gran visibilidad".

Si descubre el fuego en su inicio, Protección Civil pide se avise a los servicios de emergencia, al 112, e intentar apagarlo "pisoteando o sacudiendo con ramas verdes la base de las primeras llamas. Si en un tiempo breve no puede apagarlo, aléjese de la zona", recomienda, finalmente.

Una combinación de altas temperaturas, déficit de lluvia durante el invierno, el más seco desde 1947, y una velocidad del viento superior a los 30 kilómetros por hora, son los factores de riesgo que se suman en la actual situación de alerta.

Además de La Gomera, Tenerife, la zona del Alto Sil, en la provincia de León (noroeste), Bustillo del Monte, en Santander y el municipio orensano de O Barco de Valdeorras, otras provincias han sufrido esta semana el azote del fuego.

En el Burgo de Ebro (Zaragoza), un incendio declarado esta madrugada arrasó 1.000 metros cuadrados de arbustos y monte bajo, que los bomberos tardaron dos horas en sofocar.

También se ha dado por extinguido el incendio de magnitud "muy grave" declarado el viernes en el Ayuntamiento de León, si bien un retén continuará durante todo el día comprobando que no se aviva.

Y el Servicio de Extinción de Incendios Forestales de la Junta de Castilla y León en Zamora logró anoche apagar el incendio declarado en pasado martes en Figueruela de Abajo (Zamora) que, en tres días, quemó cerca de 266 hectáreas de pinares y matorral.

Los cuatro incendios forestales declarados en la tarde del viernes en Castilla-La Mancha, Anchuras y Abenójar, en la provincia de Ciudad Real, el de Carrascosa de Henares, en Guadalajara y en Villanueva de Bogas, en Toledo, se han dado por controlados.