La Campaña Internacional para la Abolición de las Armas Nucleares, Nobel de la Paz 2017

Activistas de Campaña Internacional para la Abolición de las Armas Nucleares (ICAN) protestan ante una base de EEUU | EFE

El comité destaca que el premio es “también un llamamiento” a los países que cuentan con arsenal atómico

La Campaña Internacional para la Abolición de las Armas Nucleares (ICAN) ha sido galardonada con el Premio Nobel de la Paz de 2017 por sus esfuerzos para la erradicación de las armas atómicas en todo el mundo, según anunció la presidenta del Comité Nobel, Berit Reiss-Andersen.

El Comité Nobel destacó los pasos dados por esta organización para garantizar el avance hacia un mundo libre de armas nucleares. La concesión de este galardón llega en un momento en el que Corea del Norte aumenta su amenaza nuclear con la prueba de una bomba de hidrógeno.

“La ICAN ha sido el actor líder de la sociedad civil en los esfuerzos para lograr la prohibición de las armas nucleares en el marco de la legislación internacional”, subrayó el Comité del Nobel, que explicó que concedió el galardón a la ICAN por su “trabajo para llamar la atención ante las catastróficas consecuencias humanitarias” que derivan de “cualquier uso de las armas nucleares” y por sus “revolucionarios esfuerzos” para lograr un tratado de prohibición de armas nucleares.

“Vivimos en un mundo en el que el riesgo de las armas nucleares es mayor de lo que ha sido durante mucho tiempo. Algunos países están modernizando sus arsenales nucleares y hay un peligro real de que haya más países que intenten tener armas nucleares, como se ve en el ejemplo de Corea del Norte”, señaló.

En este sentido, recalcó que las armas atómicas representan una “constante amenaza a la humanidad y a toda la vida en la Tierra” y que a pesar de su capacidad destructiva “todavía” no existe una prohibición legal internacional contra estas armas.

 

 “Vacío legal”

“Mediante su trabajo, la ICAN ayudó a llenar este vacío legal”, precisó el Comité del Nobel. “Un importante argumento en el razonamiento para la prohibición de las armas nucleares es el inaceptable sufrimiento humano que una guerra nuclear causaría”. Así, el Comité Nobel también insistió en que la ICAN, que integra a organizaciones no gubernamentales de un centenar de países distintos, es una “fuerza impulsora” a nivel internacional para involucrar a todos los países del mundo en los esfuerzos para “estigmatizar, prohibir y eliminar las armas nucleares”. “Hasta la fecha, 108 países se han sumado a este compromiso, conocido como la Promesa Humanitaria”, explicó.

El Comité también resaltó que la ICAN es un “actor líder de la sociedad civil” en los impulsos para lograr una prohibición de las armas nucleares en el marco de la legislación internacional. En este sentido, señaló que el 7 de julio 122 países miembro de la ONU se sumaron al Tratado para la Prohibición de las Armas Nucleares. “Tan pronto como el tratado haya sido ratificado por 50 países, la prohibición de armas nucleares entrará en vigor y será vinculante en virtud de la legislación internacional para todos los países que formen parte del tratado”.

El Comité Nobel admitió que es “consciente” de que la prohibición legal de las armas atómicas no acabará por sí misma con este armamento y matizó que “hasta ahora” esta prohibición no ha sido apoyada por los países que ya tienen armas atómicas ni por sus más cercanos aliados.

“El Comité quiere enfatizar que el próximo paso para tener un mundo libre de armas nucleares debe involucrar a los países con armas nucleares y hacemos un llamamiento a estos países”.