Trump se pone a sí mismo un diez en el primer aniversario de su victoria

El presidente de EEUU, Donald Trump, y su esposa, Melania, llegan a bordo del “Air Force One” a Pekín | Thomas Peter (efe)

Un año después de su victoria electoral, el presidente de EEUU, Donald Trump, no se cansa de achacar a la confianza generada por su Gobierno la buena salud de la economía, con un desempleo en mínimos desde 2000 y los máximos históricos alcanzados por la Bolsa de Wall Street en el último año.

Un año después de su victoria electoral, el presidente de EEUU, Donald Trump, no se cansa de achacar a la confianza generada por su Gobierno la buena salud de la economía, con un desempleo en mínimos desde 2000 y los máximos históricos alcanzados por la Bolsa de Wall Street en el último año.
“El mercado financiero alcanzó ayer (lunes) un nuevo récord histórico. Hay una gran confianza en las medidas que mi Gobierno está adoptando”, afirmó Trump este martes en su cuenta de Twitter desde Corea del Sur, segundo país que visita en su gira asiática.
El mandatario se refería a la jornada del lunes en Wall Street, donde por segundo día consecutivo sus tres principales indicadores, el Dow Jones de Industriales, el selectivo S&P 500 y el índice compuesto del mercado Nasdaq, terminaron en máximos históricos. Desde el 8 de noviembre de 2016, fecha de su victoria sobre su rival demócrata Hillary Clinton, Wall Street se ha disparado: el Dow Jones registra una subida acumulada del 30% mientras que el S&P 500 cuenta con un incremento del 21%.
Asimismo, justo después de que el Departamento de Trabajo divulgase el pasado viernes el nuevo dato de la tasa de desempleo correspondiente al mes de noviembre, el mandatario celebraba la cifra desde el avión presidencial rumbo a Hawai.
“El desempleo ha bajado al 4,1%, el menor en 17 años. 1,5 millones de empleos creados desde que asumí el cargo”, recalcó el pasado viernes en otro mensaje desde su red social favorita.
Tras un año de constantes polémicas, escándalos y fallos del Tribunal Supremo en contra, la economía es el ámbito donde el presidente estadounidense se muestra más cómodo.
Trump hizo campaña electoral con un agresivo mensaje contra su predecesor Barack Obama, a quien acusó de haber destrozado el poderío económico de EEUU y ahogar la iniciativa empresarial bajo una montaña de regulaciones y una expansión del papel del Gobierno federal. Frente a ello, propuso una agenda de proteccionismo comercial, liberalización y desregulación económica y medioambiental. Y en gran medida, lo ha cumplido.
Desde que llegó a la Casa Blanca, el 20 de enero de este año, el presidente número 45 de EEUU ha centrado precisamente gran parte de su esfuerzo en desmontar el legado de Obama. l