Trump y Netanyahu sacan a sus países de la Unesco por su “sesgo anti-Israel”

EEUU decidió ayer retirarse de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), al entender que necesita reformarse y que está dominada por un supuesto “sesgo antiisraelí”, lo que supone un duro golpe para el multilateralismo y para una organización que se encuentra en serias dificultades económicas.

Trump y Netanyahu sacan a sus países de la Unesco por su “sesgo anti-Israel”
El presidente de EEUU, Donald Trump, en el Despacho Oval de la Casa Blanca | MICHAEL REYNOLDS (efe)
El presidente de EEUU, Donald Trump, en el Despacho Oval de la Casa Blanca | MICHAEL REYNOLDS (efe)

EEUU decidió ayer retirarse de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), al entender que necesita reformarse y que está dominada por un supuesto “sesgo antiisraelí”, lo que supone un duro golpe para el multilateralismo y para una organización que se encuentra en serias dificultades económicas.
Escasas horas después, el primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, decidió que su país siguiera el mismo camino y calificó la decisión de Washington de “valiente y moral, porque la Unesco se ha convertido en el teatro del absurdo y porque, en lugar de preservar la historia, la distorsiona”. La directora general del organismo, Irina Bokova, lamentó “profundamente” la decisión de Washington, que le fue notificada por el secretario de Estado de EEUU, Rex Tillerson.
“En el momento en que la lucha contra el extremismo violento pide una inversión renovada en educación y en diálogo intercultural para prevenir el odio, es profundamente lamentable que Estados Unidos se retire de la agencia de Naciones Unidas que se ocupa de estos asuntos”, dijo. Desde el Departamento de Estado de EEUU, su portavoz, Heather Nauert, señaló que “esta decisión no se tomó a la ligera y refleja las preocupaciones de Estados Unidos con los crecientes atrasos en los pagos en la Unesco, la necesidad de una reforma fundamental en la organización y la continua tendencia anti-Israel”.

Observador
Pese a retirarse como miembro, el Gobierno estadounidense expresó su deseo de establecer una misión permanente como país “observador” ante ese organismo de Naciones Unidas. Washington también indicó su deseo de seguir colaborando en cuestiones como la protección del patrimonio mundial, la libertad de prensa, la colaboración científica y la educación. La retirada entrará en vigor el 31 de diciembre de 2018, en cumplimiento de los estatutos del organismo. La decisión del presidente Donald Trump no supone una gran ruptura respecto a la línea tradicional de Estados Unidos, plagada de desencuentros con la Unesco.
Este país ya abandonó la institución en 1984, bajo la presidencia de Ronald Reagan, por disconformidad con su “politización” –en el contexto de la Guerra Fría–, su presunta mala gestión y un programa de “apoyo a los medios de comunicación del sur frente al dominio occidental”.
No fue hasta octubre de 2003, con George W. Bush como presidente, cuando EEUU regresó a la Unesco, donde pasó a financiar el 22% del presupuesto. Ocho años más tarde, como consecuencia de la entrada de Palestina como Estado en la organización, Washington congeló su contribución económica, lo que puso en aprietos financieros a la organización que ahora abandona.