Trump desclasifica 2.800 informes sobre la muerte de Kennedy y mantiene ocultos los más comprometidos

Imagen de archivo de John F. Kennedy (izquierda) con el director del FBI

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ordenó la publicación de parte de los documentos clasificados sobre el asesinato en 1963 del entonces mandatario de Estados Unidos John Fitzgerald Kennedy

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ordenó la publicación de parte de los documentos clasificados sobre el asesinato en 1963 del entonces mandatario de Estados Unidos John Fitzgerald Kennedy y que albergan los Archivos Nacionales.
El mandatario autorizó que se publiquen un total de 2.800 documentos, si bien una parte fue bloqueada para ser sometida a una nueva revisión a petición del FBI y la CIA. Estos documentos liberados se suman a los 3.810 publicados el pasado mes de julio.
Fuentes de la Casa Blanca citadas por el diario estadounidense ‘Politico’ detallaron que Trump dio 180 días a las agencias federales para que vuelvan a revisar esos documentos ‘ocultos’.
La parte más sensible del archivo sobre Kennedy, cerca de 300 informes que contienen los documentos más comprometidos para la seguridad nacional, permanece aún oculta, al menos otros seis meses más, hasta que se descarte si su publicación podría poner en riesgo a los servicios de Inteligencia del país norteamericano.

Conmocionó al mundo
Las sombras de algo oscuro persisten aún en el magnicidio que hace 54 años conmocionó al mundo. Fue argumento de infinidad de intrigas y teorías de la conspiración y sirvió de telón de fondo de cientos de películas de Hollywood, que contribuyó a alimentar la leyenda y mantener vivo el recuerdo del personaje y las incógnitas que rodearon el asesinato del presidente.
Desde esa fatídica mañana en Dallas el 22 de noviembre de 1963, Estados Unidos y el resto del mundo esperaban con curiosidad que se liberaran los informes sobre el caso de John F. Kennedy..
Averiguar cual fue el papel de la CIA entonces y si tuvo alguna responsabilidad en el asesinato, como alimentaron desde entonces diversas teorías de la conspiración que siempre pesaron sobre la agencia de inteligencia.
El fracaso de la invasión de Cuba en Bahía de Cochinos y la crisis de los misiles provocó que el sector más radical de la Agencia Central de Inteligencia odiara al presidente John Fitzgerald Kennedy sin ahorrarse ningún tipo de disimulo
El jueves expiraba la ley de 1992 que protegía los archivos y ese mismo día, el presidente del país, Donald Trump, anunciaba su publicación, aunque la presión de la CIA impedía que se desclasificaran los más sensibles.
“He ordenado que se levante el veto sobre los documentos, pero dadas las advertencias de los responsables de inteligencia, no tengo más remedio que aceptar ciertas condiciones antes que causar un daño irreversible a la seguridad de la nación”, destacó el magnate neoyorquino.
Entre los papeles retenidos estaría lo más interesante del asunto Kennedy. Y es que entre lo publicado ya no hay ninguna bomba informativa. Más bien hay cierta chatarra mezclada con planes para matar a Fidel Castro, así como acciones de la CIA en países de Centroamérica, como El Salvador o Guatemala