Rusia propone a EEUU un acuerdo de no injerencia en procesos electorales

El Ministerio ruso de Exteriores anunció ayer que ha propuesto a Estados Unidos firmar un acuerdo que incluya garantías de no injerencia en las elecciones y otros procesos políticos internos

Rusia propone a EEUU un acuerdo de no injerencia en procesos electorales
El presidente de Rusia, Vladimir Putin, y su homólogo de EEUU, Donald Trump, el pasado mes de noviembre en Vietnam | efe
El presidente de Rusia, Vladimir Putin, y su homólogo de EEUU, Donald Trump, el pasado mes de noviembre en Vietnam | efe

El Ministerio ruso de Exteriores anunció ayer que ha propuesto a Estados Unidos firmar un acuerdo que incluya garantías de no injerencia en las elecciones y otros procesos políticos internos.
La portavoz de Exteriores, María Zajarova, explicó que esa propuesta le fue presentada el pasado día 21 al nuevo embajador de EEUU, John Huntsman.
“En dicha carta se confirmó la disposición a intercambiar cartas u otra clase de garantías de no injerencia mutua en elecciones y otros procesos políticos internos”, dijo Zajarova. La diplomática aseguró que esa carta recordaba los deseos de Washington de influir en los asuntos internos rusos en su propio beneficio.

Negativa
Zajarova, quien dijo que Moscú aún está a la espera de una respuesta, recordó que Washington ya se negó a firmar una declaración conjunta sobre la no injerencia en los asuntos internos del otro país. La declaración debía haber sido resultado de las conversaciones entre los presidentes de Rusia, Vladimir Putin, y Estados Unidos, Donald Trump, durante la última cumbre del G-20 en Hamburgo. “En cambio, y creo que ustedes pueden adivinarlo a la primera, los estadounidenses declinaron adoptar tal documento”, comentó Zajarova.
La portavoz de Exteriores volvió a acusar ayer a EEUU de injerencia en sus asuntos internos por criticar la decisión de la comisión electoral de no registrar la candidatura del líder opositor ruso, Alexei Navalni, a las elecciones presidenciales de 2018.
“Esa declaración del departamento de Estado es una injerencia directa en el proceso electoral y en los asuntos internos de un Estado extranjero”, apuntó. La pasada semana, en su primera visita a Rusia, el ministro de Exteriores del Reino Unido, Boris Johnson, denunció que hay “muchas pruebas” de la injerencia rusa en los procesos electorales en EEUU, Alemania, Francia y Dinamarca.
Por su parte, el secretario de Estado de EEUU, Rex Tillerson, dijo ayer que la política exterior de Estados Unidos en 2018 seguirá marcada por la creciente presión sobre Corea del Norte, las “pobres relaciones” con Rusia, y la rivalidad y difícil cooperación con China.
Uno de los focos de tensiones mencionado por el secretario de Estado estadounidense es la Rusia liderada por Putin, cuya complejidad y dificultad ha aumentado más, si cabe, debido a la investigación en marcha en Estados Unidos sobre la supuesta injerencia de Moscú en las elecciones presidenciales de 2016.
“Sobre Rusia no albergamos ilusiones ante el tipo de régimen con el que nos enfrentamos. Estados Unidos tiene hoy unas pobres relaciones con una Rusia que ha resurgido invadiendo sus vecinas Georgia y Ucrania en la última década y socavado la soberanía de naciones occidentales interfiriendo en nuestras elecciones y la de otros”, sostuvo.