La ONU ignora las amenazas de Trump y condena la decisión sobre Jerusalén

EEUU advierte de que “recordará” el voto la próxima vez que un país le pida apoyo financiero o político

La ONU ignora las amenazas de Trump y condena la decisión sobre Jerusalén
Varios filipinos musulmanes participan en una protesta contra Donald Trump | Francis R. Malasig (efe)
Varios filipinos musulmanes participan en una protesta contra Donald Trump | Francis R. Malasig (efe)

Una clara mayoría de los países del mundo se unieron ayer en la ONU para condenar la decisión de Estados Unidos de reconocer a Jerusalén como capital de Israel, desoyendo las amenazas del jefe de la Casa Blanca, Donald Trump.
Con 128 votos a favor, 9 en contra y 35 abstenciones, la Asamblea General de Naciones Unidas aprobó una resolución no vinculante que demanda a Washington dar marcha atrás y que se abstenga de trasladar su embajada a Jerusalén. Aunque no sirvieron para frenar la iniciativa, las advertencias lanzadas por Estados Unidos se tradujeron en un puñado de apoyos y un número de abstenciones mayor del habitual en este tipo de resoluciones.
Finalmente, Guatemala, Honduras, Islas Marshall, Micronesia, Nauru, Palau y Togo votaron en contra del texto, alineándose con Estados Unidos e Israel.

Abstención
Países como Argentina, Australia, Canadá, Colombia, Hungría, México, Panamá, Paraguay o Polonia optaron por abstenerse, mientras que una veintena de estados miembros no acudieron a la sesión o prefirieron no votar. Así, la resolución obtuvo un apoyo algo más limitado que muchas otras aprobadas cada año en apoyo de Palestina, dando a entender que la presión estadounidense tuvo cierto éxito.
Sin ir más lejos, en la víspera, la Asamblea General había adoptado un texto sobre la soberanía de los palestinos en los territorios ocupados, incluido Jerusalén Este, con 163 votos a favor, 6 en contra y 11 abstenciones.
El voto de ayer, sin embargo, se producía en una situación muy distinta, con Trump advirtiendo de que se iba a tomar “personalmente” la postura de cada Estado. Las amenazas explícitas del presidente estadounidense incluían la posibilidad de cortar ayudas a los países que le diesen la espalda en esta cuestión y fueron reiteradas por su embajadora, Nikki Haley, momentos antes de la votación. “Este día será recordado”, dijo la representante estadounidense a la Asamblea General, utilizando un tono amenazador muy poco habitual en el mundo diplomático.
Haley insistió en que EEUU “recordará” el voto la próxima vez que un país le pida apoyo financiero o político o cuando se le vuelva a reclamar que sea el principal contribuyente al presupuesto de Naciones Unidas.
“Estados Unidos va a situar su embajada en Jerusalén. Eso es lo que los estadounidenses quieren que hagamos. Y es la decisión correcta. Ningún voto en la ONU hará una diferencia”, recalcó.
Frente al mensaje de Haley, los palestinos pidieron al mundo no ceder al “chantaje” y la “intimidación” y situarse “del lado correcto” de la historia. “No seremos amedrentados”, aseguró el ministro palestino de Exteriores, Riyad al Maliki, que denunció la decisión Trump como “ilegal”. l