• Martes, 21 de Noviembre de 2017

Merkel pide “buena voluntad” ante una formación de Gobierno difícil

La canciller alemana, Angela Merkel, reclamó ayer “buena voluntad” para avanzar en la formación de una coalición de Gobierno entre su bloque conservador, los verdes y los liberales, su única opción para lograr en una mayoría estable.

Merkel pide “buena voluntad” ante una formación de Gobierno difícil

La canciller alemana, Angela Merkel, reclamó ayer “buena voluntad” para avanzar en la formación de una coalición de Gobierno entre su bloque conservador, los verdes y los liberales, su única opción para lograr en una mayoría estable.
“Hay posibilidades de lograrlo. Con la buena voluntad de todos debería ser posible”, apuntó la líder de la Unión Cristianodemócrata (CDU), ante su reunión ayer con los líderes de los Verdes y el Partido Liberal (FDP), además de la Unión Socialcristiana bávara (CSU), hermanada a su partido.

La parte escéptica
La cita era en la representación en Berlín de Baden-Wurttemberg, el próspero “Land” del sur del país cuyo gobierno lidera el verde Winfried Kretschmann con la CDU como socio menor, lo que tenía algo de gesto conciliador hacia los ecologistas, hasta ahora la parte más escéptica en esa fase de negociación.
Merkel empleó de forma cautelosa la palabra “compromiso”, lo mismo que la líder de los Verdes Katrin Goring-Eckardt y el liberal Christian Lindner, mientras el bávaro Horst Seehofer destacaba que, tras tres semanas de contactos previos, llegó el momento de adoptar “decisiones”.
A la cita en formato reducido y a escala de líderes deberán seguir en los próximos días otros contactos de distinto nivel para que el jueves, según el calendario de Merkel, se presenten los resultados a que aludió Seehofer.
Los Verdes no quieren dejarse presionar por las “prisas” de la canciller, habían advertido ante distintos medios este fin de semana Goring-Eckardt y su copresidente, Cem Ozdemir.
Las diferencias programáticas entre los implicados son muchas y notables, apuntó Ozdemir, y van desde la acogida de refugiados a protección medioambiental, transportes, exteriores y política fiscal, cuyas riendas quieren asumir los liberales.

Entre iguales
Merkel convocó para ayer su reunión “entre iguales”, con el fin de acotar temas y poder pasar de la fase de contactos previos a las negociaciones formales, lo que de por sí llevará su tiempo.
Cada uno de los partidos tiene su fórmula de discusión interna. Solo los Verdes, por ejemplo, deben obtener el visto bueno de un congreso que se celebrará el 25 de noviembre antes de entrar en negociaciones formales y, en caso de alcanzarse luego un pacto de coalición, este sería sometido de nuevo al voto de la militancia.
Se habla de tripartito ya que la CDU/CSU integran el bloque conservador, aunque en rigor la formación bávara es un partido propio, con una compleja dinámica e inmerso en una crisis de liderazgo, que celebrará su propio congreso el 17 de noviembre.
Se trata de una alianza inexplorada a escala federal, que recibe el nombre de “Jamaica” porque los colores de los partidos se corresponden con los de la bandera del país. Merkel, en el poder desde 2005, debe emplearse a fondo para convencer a las partes, ya que no tiene otra opción para una mayoría estable.