Al menos siete personas mueren en Honduras en las protestas que denuncian un fraude electoral

Varias personas se manifiestan contra el supuesto fraude electoral | efe

El candidato de la Alianza de Oposición reclama repetir los comicios por irregularidades en el recuento

Las protestas en Honduras por un supuesto fraude electoral en perjuicio del candidato presidencial de la Alianza de Oposición contra la Dictadura, Salvador Nasralla, causaron al menos siete muertos y más de una veintena de heridos. Las protestas de los simpatizantes de la Alianza de Oposición contra la Dictadura se han registrado desde el miércoles en ciudades como Tegucigalpa, San Pedro Sula y La Ceiba, entre otras.
Al cierre de esta edición, el Tribunal Supremo Electoral de Honduras (TSE) todavía no había anunciado al ganador de los comicios presidenciales del domingo pasado, de los que Nasralla y el actual gobernante y aspirante a la reelección, Juan Orlando Hernández, se proclamaron vencedores.  La votación en Honduras está muy cerrada. Hernández suma 1.333.264 votos y Nasralla, 1.286.572, con el 94,31 por ciento de las actas escrutadas.
Un portavoz policial indicó que más de un centenar de personas fueron detenidas por actos vandálicos en Tegucigalpa, San Pedro Sula y La Ceiba.
Para frenar la violencia desatada en las calles, el Gobierno hondureño decretó la noche del viernes el estado de excepción durante 10 días.
.Por su parte, Nasralla propuso al Gobierno de Honduras una repetición de los comicios por irregularidades en el recuento de los votos. Nasralla, un presentador de televisión de origen libanés de 64 años, ha denunciado que en Honduras se está fraguando un fraude para robarle el triunfo de las elecciones del domingo pasado.
El TSE prevé realizar un escrutinio especial a más de un millar de actas inconsistentes por el estrecho margen entre los dos candidatos, pero la Alianza de Oposición contra la Dictadura exige el recuento de 5.200 actas.
El magistrado presidente del TSE, David Matamoros, dijo ayer que no podía precisar cuándo comenzaría el escrutinio especial, lo que dependía de que la Alianza de Oposición nombrase a sus representantes. l