• Martes, 20 de Febrero de 2018

May no quiere otorgar derechos a los comunitarios durante la transición

La primera ministra británica, Theresa May, indicó que no quiere conceder derechos de residencia en el Reino Unido a los comunitarios que entren en el período de transición tras la retirada del país de la Unión Europea (UE).

May no quiere otorgar derechos a los comunitarios durante la transición
Theresa May posa junto a un dragón chino durante una tradicional danza a las puertas de la embajada británica en Pekín | efe
Theresa May posa junto a un dragón chino durante una tradicional danza a las puertas de la embajada británica en Pekín | efe

La primera ministra británica, Theresa May, indicó que no quiere conceder derechos de residencia en el Reino Unido a los comunitarios que entren en el período de transición tras la retirada del país de la Unión Europea (UE).
En declaraciones en Pekín, donde está de visita oficial, May afirmó que tiene que haber una diferencia entre los que entren en el Reino Unido antes el Brexit –fijado para el 29 de marzo de 2019– y los que lo hagan después, durante el período de transición, que la UE espera termine el 31 de diciembre de 2020.
Su opinión se conoció después de que el negociador del Brexit en el Parlamento europeo, Guy Verhofstadt, señalase que los derechos de los ciudadanos durante la transición “no son negociables”.
La jefa del Gobierno insistió en China en que la fase de transición, que ella denomina de “implementación”, quiere que dure dos años después del Brexit.
“No estamos hablando de algo que seguirá y seguirá, nos estamos marchando de la Unión Europea. Hay un período de ajuste (de transición) para los negocios, y ciertamente para el Gobierno, para que se puedan hacer los cambios”, añadió.
En diciembre, el Reino Unido y la Unión Europea acordaron que se respetarán todos los derechos de los comunitarios que lleven más de cinco años viviendo en el Reino Unido y que aquellos que lleven menos años para el 29 de marzo de 2019, también disfrutarán de los mismos derechos una vez que lleguen a cumplir los cinco años de estancia.
Pero la UE quiere que las actuales reglas de libre movimiento se sigan aplicando hasta el final del período de implementación.
“Cuando llegamos al acuerdo de los derechos de los ciudadanos en diciembre, lo hicimos sobre la base de que la gente que había llegado al Reino Unido cuando éramos miembros de la UE tenían ciertas expectativas”, dijo May.
“Fue correcto que hiciéramos el acuerdo que asegura que pueden continuar su vida de la forma en que ellos querían. Ahora, para los que vengan después de marzo de 2019 eso será diferente porque estarán llegando a un Reino Unido que ellos saben que está fuera de la UE”, insistió la mandataria conservadora.
“Soy clara –recalcó–. Hay una diferencia entre los que vengan antes de que nosotros nos marchemos y aquellos que entren cuando saben que el Reino Unido ya no es miembro”.