May, decepcionada con la decisión del Parlamento de someter a voto el Brexit

La primera ministra del Reino Unido, Theresa May, aseguró ayer sentirse “decepcionada” con la decisión de la Cámara de los Comunes de forzar a su Gobierno a someter a una votación en el Parlamento británico el futuro acuerdo sobre el Brexit.

May, decepcionada con la decisión del Parlamento de someter a voto el Brexit
Theresa May a su llegada ayer al Consejo Europeo en Bruselas | efe
Theresa May a su llegada ayer al Consejo Europeo en Bruselas | efe

La primera ministra del Reino Unido, Theresa May, aseguró ayer sentirse “decepcionada” con la decisión de la Cámara de los Comunes de forzar a su Gobierno a someter a una votación en el Parlamento británico el futuro acuerdo sobre el Brexit.
“Si preguntan sobre la votación de la Cámara de los Comunes la noche pasada, estoy decepcionada con la enmienda. Pero, de hecho, el proyecto de ley sobre la retirada de la Unión Europea está realizando buenos progresos en la Cámara de los Comunes y estamos en la senda para cumplir con el Brexit”, afirmó May al llegar a la cumbre de la Unión Europea que comenzó ayer en Bruselas.
En ese sentido, recordó que el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, recomendó la semana pasada a los jefes de Estado y de Gobierno de los países que permanecerán en el club comunitario pasar a la segunda fase de la negociación y, de ese modo, comenzar a debatir la futura relación entre Bruselas y Londres, como hizo ayer la Eurocámara.
No obstante, serán los líderes de los Veintisiete, sin la conservadora May, quienes tomen la decisión definitiva a ese respecto durante el día de hoy. La primera ministra británica dijo que abordará con los demás jefes de Estado y de Gobierno de la Unión “la profunda y especial asociación” que desea construir en el futuro con la UE. Por 309 votos a favor y 305 en contra, la Cámara Baja británica aprobó el miércoles una enmienda a la ley que guiará la salida del Reino Unido de la Unión Europea, que impide al Gobierno comenzar a implementar el pacto que firme con Bruselas sin el visto bueno del Parlamento, después de que diputados conservadores “rebeldes” votaran junto a la oposición. May también se refirió ayer a las amenazas y desafíos para la seguridad en el Viejo Continente, como el grupo terrorista Estado Islámico o las campañas rusas de desinformación, y aseguró que, pese a dejar el club comunitario, el Reino Unido no abandonará sus responsabilidades “en términos de seguridad europea”.

Nueva jornada
Durante el día de hoy está previsto que los líderes respalden la propuesta del negociador jefe de la UE para el Brexit, Michel Barnier, de declarar que hay progresos suficientes en los tres temas prioritarios de las conversaciones para la retirada del Reino Unido y que, en consecuencia, puede comenzar la segunda fase de las negociaciones. Bruselas y Londres cerraron el 8 de diciembre un acuerdo sobre los derechos de los ciudadanos; la factura de salida, dónde el Reino Unido se ha comprometido a abonar los entre 40.000 y 45.000 millones de euros que se estiman necesarios; y la frontera norirlandesa, que según el compromiso alcanzado será invisible.
Se espera que los Veintisiete den luz verde a la segunda fase, que abordará el marco de la relación futura entre la UE y el Reino Unido y el establecimiento de un periodo de transición entre la salida efectiva del país y la entrada en vigor de un nuevo pacto.