Londres ve “bien alineada” la postura de la Unión Europea respecto a su plan de transición del “brexit”

Un portavoz oficial de la primera ministra británica, Theresa May, afirmó ayer que la postura común que ha acordado la Unión Europea (UE) para abordar la negociación de la fase de transición del “brexit” está “bien alineada” con los planes del Reino Unido.

Londres ve “bien alineada” la postura de la Unión Europea respecto a su plan de transición del “brexit”
Manifestantes a favor de la Unión Europea protestan a las afueras de la Parlamento en Londres | andy rain (efe)
Manifestantes a favor de la Unión Europea protestan a las afueras de la Parlamento en Londres | andy rain (efe)

Un portavoz oficial de la primera ministra británica, Theresa May, afirmó ayer que la postura común que ha acordado la Unión Europea (UE) para abordar la negociación de la fase de transición del “brexit” está “bien alineada” con los planes del Reino Unido.
“Estamos complacidos por el hecho de que la Unión Europea haya acordado su posición, que está claramente bien alineada con la propuesta que hizo la primera ministra en su discurso de Florencia (en septiembre de 2017)”, señaló ese portavoz.
Advirtió, con todo, de que habrá “alguna distancia” en los “detalles” de las “posturas iniciales” de Londres y Bruselas respecto al periodo de implementación del “brexit”, que se prevé que dure unos dos años desde la salida efectiva del Reino Unido de la UE, prevista para el 29 de marzo de 2019. Las directrices ratificadas ayer por los 27 socios europeos restantes dan luz verde al negociador jefe de la UE, Michel Barnier, para iniciar las conversaciones sobre esa transición con su homólogo británico, el ministro para el “brexit” del Reino Unido, David Davis.
En una comparecencia ante un comité de la Cámara de los Lores, Davis indicó que espera haber llegado un acuerdo sobre los términos del periodo de implementación del “brexit” antes de que termine marzo, aunque subrayó que ese plazo “no está garantizado”. La patronal británica CBI alertó al Gobierno de que algunas empresas británicas se verán obligadas a activar planes de contingencia si los términos de la fase de transición no están asegurados para marzo, doce meses antes de la ruptura oficial del Reino Unido con la UE.
Durante ese periodo continuarán aplicándose en las islas británicas las leyes comunitarias en vigor y Londres seguirá bajo la jurisdicción del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, mientras que las firmas del Reino Unido proseguirán teniendo acceso al mercado único. Las directrices de los Veintisiete prevén que la transición dure hasta el 31 de diciembre de 2020 (cuando concluye el actual marco presupuestario comunitario), unos tres meses antes de lo que ha reclamado el Gobierno británico. “Veintiún meses puede estar bien. No importa que sean unos pocos meses más o menos”, dijo ayer Davis. “Pero no estamos hablando de extenderlo hasta tres años. Eso no es necesario”, resaltó el ministro, después de que el diario británico “The Times” haya publicado que el Ejecutivo de la conservadora May puede negociar “en secreto” extender la transición hasta 2022.
Por su parte, la UE adoptó ayer sus directrices para negociar el periodo transitorio que se abrirá tras la salida del Reino Unido del bloque, un plazo en el que quieren que ese país siga sujeto a todas las leyes, acuerdos y tribunales comunitarios y no pueda cerrar sus propios pactos internacionales. “Durante este periodo las decisiones se aplicarán y el Reino Unido debe reconocer y aceptar estas reglas del juego desde fuera”, declaró el negociador jefe de la UE para el “brexit”, Michel Barnier, en una rueda de prensa al término del consejo de Asuntos Generales.
En este encuentro los representantes de los 27 países que permanecerán en el club comunitario tras el “brexit” dieron luz verde en apenas media hora al mandato para que Michel Barnier pueda iniciar las negociaciones con sus interlocutores británicos sobre este periodo y fijaron sus líneas rojas.