• Domingo, 04 de Diciembre de 2016

Hollande renuncia a la reelección y admite los errores durante su mandato

El presidente de Francia, François Hollande, anunció ayer que ha decidido no aspirar a la reelección como candidato del Partido Socialista en los comicios que se celebrarán el próximo año, lo que abre la carrera por el Elíseo en las filas de la izquierda.

Hollande renuncia a la reelección y admite los errores durante su mandato
El presidente de Francia, François Hollande, anuncia que no aspirará a un segundo mandato	reuters
El presidente de Francia, François Hollande, anuncia que no aspirará a un segundo mandato reuters

El presidente de Francia, François Hollande, anunció ayer que ha decidido no aspirar a la reelección como candidato del Partido Socialista en los comicios que se celebrarán el próximo año, lo que abre la carrera por el Elíseo en las filas de la izquierda.
“Soy consciente del riesgo actual de emprender un camino que no reúna el apoyo suficiente, así que he decidido no ser candidato para renovar mi mandato presidencial”, dijo el jefe de Estado en una breve comparecencia ante los medios de comunicación en el Palacio del Elíseo.
Es la primera vez en la historia de la V República francesa, que arrancó en 1958, que un presidente renuncia a encadenar un segundo mandato. Charles de Gaulle, François Mitterrand y Jacques Chirac lograron ampliar su encargo presidencial y Valéry Giscard d’Estaing y Nicolas Sarkozy lo intentaron, pero fueron derrotados.
La mayoría de los ministros reaccionaron, a través de las redes sociales o mediante comunicado, para agradecer al presidente saliente sus esfuerzos y valorar que sepa dar un paso atrás. “Una decisión digna y valiente”, consideró el titular de Exteriores, Jean-Marc Ayrault.
Incluso sus oponentes reconocieron el gesto. El candidato de Los Republicanos, François Fillon, aplaudió la “lucidez” de Hollande, pero le reprochó su “fracaso” como presidente. “Estos cinco años han dado lugar al caos político y a la decadencia del poder”, criticó.
Hollande explicó que de esta forma asume “toda la responsabilidad” por los “errores” cometidos en los últimos cinco años.
Entre estos “errores”, el dirigente socialista confesó que le pesa especialmente haber propuesto retirar la nacionalidad a los acusados de terrorismo, en el marco de la reciente ola de atentados, debido a la “división” que ha generado en la sociedad francesa. “El mundo, Europa y Francia han pasado por momentos particularmente graves. He intervenido en República Centroafricana, en Malí y en Irak para combatir el terrorismo islámico. En estas circunstancias difíciles, quería mantener la cohesión nacional”, justificó.
Hollande aseguró que no solo ha intentado “mantener el modelo social” de Francia en época de crisis, sino “ampliar” el marco de derechos y libertades, y para ello ha ejercido de freno a las medidas de austeridad dictadas por Europa.
“Los resultados han llegado”, aunque “tarde”, admitió. Pese a que la inversión y el empleo empiezan a aumentar, Hollande reconoció que los niveles son todavía bajos para que la recuperación se perciba entre los franceses.
El mandatario se mostró consciente de que su balance de Gobierno puede ser una carga para los socialistas, que ahora deberán elegir un candidato capaz de batir a Fillon y a Marine Le Pen, del ultraderechista Frente Nacional. Los analistas políticos esperan ahora que el primer ministro, Manuel Valls, dé un paso al frente y se lance a las primarias socialistas.