Hamás llama a una nueva intifada tras el traslado de la embajada de EEUU

Milicianos palestinos queman banderas de Estados Unidos e Israel | MOHAMMED SABER (efe)

El mundo musulmán se une en contra de la decisión adoptada por Trump de llevar la sede a Jerusalén

Manifestaciones, una huelga general en los territorios ocupados palestinos y 17 personas heridas en las manifestaciones en Gaza y Cisjordania son la consecuencia inicial de la decisión del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de reconocer el miércoles a Jerusalén como capital de Israel. Ayer, las diferentes facciones palestinas incrementaron los esfuerzos para unirse y poner fin al cisma que se remonta a 2007 cuando Hamás tomó Gaza tras una guerra civil con el movimiento Al Fatá liderado por el presidente palestino Mahmud Abbas. “Esta fase histórica requiere que todos nos unamos y aceleremos los pasos para unificar la patria”, defendió el primer ministro palestino, Rami Hamdalá en declaraciones a la prensa.
Poco antes de estas declaraciones de las autoridades palestinas, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, vaticinaba que otros países seguirán los pasos de Estados Unidos y procederán a trasladar su embajada de la ciudad de Tel Aviv a Jerusalén. Al mismo tiempo, el líder del grupo islamista palestino Hamás, Ismael Haniyé, hacía un llamamiento a la población para una nueva “intifada” contra Israel.
Ambas reacciones opuestas son la respuesta a la decisión del presidente Trump quien el miércoles hizo el reconocimiento público de Jerusalén como capital israelí y anunció de paso el traslado del personal diplomático y de la sede de la embajada. “Deberíamos llamar y deberíamos trabajar en el lanzamiento de una intifada frente al enemigo sionista”, sostuvo el líder de Hamás, Ismail Haniyé, en un discurso pronunciado en la Ciudad de Gaza, que está bajo el control de la organización islamista desde 2007.
Asimismo, “ante estos retos”, Haniyé ha reiterado su postura de que “no habrá reconocimiento de la legitimación de la ocupación en la tierra de Palestina”, según informa el diario “Haaretz”.
Asimismo, consideró que el anuncio de Trump sobre Jerusalén constituye “una declaración de guerra” contra “el diamante de la corona palestina” y advirtió de que quienes creen que los palestinos se reconciliarán con la nueva política declarada por Estados Unidos se engañan a sí mismos.
Por su parte, y de manera paralela a las manifestaciones efectuadas por el líder de Hamás, el primer ministro de Israel aseguró que estaban en contacto con otros países que harían un reconocimiento similar al efectuado desde Washington y trasladarían sus embajadas desde Tel Aviv hasta Jerusalén.

El Pentágono, listo
Por otra parte, la portavoz del Pentágono, Dana White, declaró ayer que el Departamento de Defensa de EEUU está “listo” para hacer frente a cualquier amenaza contra las embajadas y consulados estadounidenses que puedan surgir a raíz del reconocimiento del presidente Donald Trump de Jerusalén como capital de Israel.
“El departamento está preparado para hacer frente a cualquier amenaza a nuestras embajadas y consulados”, advirtió White durante una rueda de prensa celebrada en el Pentágono. l