• Viernes, 15 de Diciembre de 2017

La familia del español atrapado bajo los escombros en México pide “coordinación” a las autoridades

La familia del malagueño Jorge Gómez Varo, una aparejador de 33 años que estaba en su puesto de trabajo cuando México sufrió el terremoto, pidió ayer que se pusiesen de acuerdo las autoridades y las personas que estaban trabajando sobre el terreno porque con descoordinación, este español podría morir.

La familia del español atrapado bajo los escombros en México pide “coordinación” a las autoridades
Realizan labores de búsqueda entre los escombros del edificio donde quedó atrapado el malagueño | efe
Realizan labores de búsqueda entre los escombros del edificio donde quedó atrapado el malagueño | efe

La familia del malagueño Jorge Gómez Varo, una aparejador de 33 años que estaba en su puesto de trabajo cuando México sufrió el terremoto, pidió ayer que se pusiesen de acuerdo las autoridades y las personas que estaban trabajando sobre el terreno porque con descoordinación, este español podría morir.


Al cierre de esta edición, Jorge estaba vivo y  bajo los escombros de un edificio de oficinas en la avenida Álvaro Obregón, 286, en la Colonia Roma de Ciudad de México. La familia tuvo constancia de que estaba con vida gracias a una llamada telefónica de una compañera.


El hermano de Jorge, Alejandro, dijo que están preocupados por cómo estaban transcurriendo los acontecimientos, ya que les llegaban noticias de que se estaba produciendo mucha descoordinación y que al parecer las constantes vitales de Jorge cada vez  eran más débiles. Los equipos de rescate estaban muy cerca, por lo que no perdían las esperanza, pero “el tiempo pasa, los teléfonos ya no tienen batería, llevan muchas horas sin comer y beber y las bolsas de aire se pueden acabar”. Por ello, hizo un llamamiento a las autoridades y a los equipos de rescate para que se coordinen. “Según pasan las horas se corre más peligro y al parecer hay personas que ahora no los dejan entrar pese a que están cerca y vivo”, añadió. 


“Es un chico muy sano, fuerte y que piensa rápido, por lo que creen que le ayudará a sobrevivir hasta que lo rescaten”, pero insistió en que tenían que hacerlo ya. La familia estaba pendiente de las labores a través de las informaciones que les daba la novia de Jorge, que estaba en el lugar de los hechos, así como otros compañeros de trabajo.

Túnel
Desde México les explicó la novia que estaban cavando un túnel con cincel y martillo con mucho cuidado para evitar derrumbamientos.
“Jorge lleva dos años en México y vive con su pareja, ella está siendo muy fuerte y no deja de contarnos cómo va todo”, relató su hermano Alejandro.


Jorge Gómez es aparejador y trabaja desde hace dos años en una sección de construcción de Valora Consultores, una compañía coruñesa que también tiene oficinas en México. Cuando ocurrió el terremoto, él “se quedó porque quería desalojar a todos los compañeros primero como jefe de la oficina”, según su hermano.
Mientras, al cierre de esta edición, una decena de españoles seguían sin ser localizados.
Hasta ayer se tenía constancia de la muerte de un español residente en México a consecuencia del terremoto del martes, de magnitud 7,1 en la escala de Richter. 


Se trata del médico madrileño de 69 años Leopoldo Nieto Cisneros, que llevaba más de 40 años viviendo en el país y se dedicaba a la investigación del sida. l